Mejora el cuidado de tu ropa con estos consejos low cost

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/09/armario-desordenado.jpg

Con el paso del tiempo, el vestuario va perdiendo el color y adquiriendo un aspecto envejecido pero que se puede solucionar con algunos trucos para guardar la ropa, muy baratos y al alcance de cualquiera.

1. Prendas negras descoloridas. ¿Quién no tiene más de una prenda de color negro en su armario? Sin duda, es un tono comodín que aporta un punto de elegancia y que además combina con cualquier cosa. Sin embargo, con los lavados el color se va apagando, cosa que se puede paliar echando en la lavadora un poco de cerveza en el último aclarado.

2. Recuperar el color de una prenda desteñida. No solo el negro pierde intensidad con los lavados y el uso de las prendas. Además, también es frecuente que al lavar prendas de color en un mismo lavado alguna destiña y estropee a las demás. Dependiendo del tipo de tejido dañado, los tonos se pueden recuperar utilizando media docena de hojas de laurel, las cuales se colocaran en un cubo de agua en el que las prendas estarán a remojo durante medio día.

3. Adiós a las bolas de lana. Cuando llegue el frío, los jerseys de lana serán una prenda más que habitual, y que, por desgracia, suelen ponerse feos con bolitas. Un truco para acabar con ellas y que es de sobra conocido es retirarlas con una cuchilla de afeitar, realizando los movimientos en el sentido del tejido.

4. Menos arrugas en la ropa. ¿Te has ido de viaje y la ropa ha salido muy arrugada por estar a presión en la maleta? Quizá es porque en lugar de doblarla debiste enrollarla, que ahorra el usar la plancha cuando se está de descanso.

Como enrollar un pantalon

5. Antipolillas casero. A la hora de guardar aquellas prendas que no vayas a ponerte puedes crear un antipolillas muy barato, metiendo artemisa y espliego (disponibles en cualquier herboristería) en pequeños saquitos que podemos fabricar con retales de tela. Se cierran con un lazo o un cordel y se colocan dentro de los armarios, que además aportará una fragancia más agradable que la de los tradicionales antipolillas industriales.

6. Buen aroma en las prendas. Siguiendo con el tema, si queremos que las prendas tengan un olor agradable sin usar grandes cantidades de suavizante, lo ideal es echar unas gotas de la fragancia deseada en el recipiente del agua de la plancha y se rocía la ropa con la salida de vapor.

7. Adiós al olor a humedad. Esto afecta principalmente a las toallas, que se impregnan de olores desagradables pese Las toallas son las prendas con mayor tendencia a coger malos olores a pesar de lavarlas con frecuencia. Esto se puede solucionar lavando las toallas todas juntas, sin otras prendas, y echando una mayor cantidad de suavizante. Además, en el depósito del prelavado se debe echar un chorro de amoniaco. Como broche, para que queden esponjosas, es recomendable secarlas en secadoras y no al sol.

8. Cuidar los zapatos. No es necesario comprar grasas para dar brillo al calzado. Se puede utilizar unas gotas de aceite de oliva, el zumo de cebolla, el zumo de naranja, una patata o la piel de un plátano. Todos estos remedios servirán para hidratar la piel del zapato, si bien el aceite es la mejor opción para evitar olores.

9. Desatascar una cremallera. ¿El pantalón que guardaste en primavera tiene la cremallera que ni sube ni baja? Mejor que el uso de la fuerza bruta es preferible rociarla con laca de pelo o en su defecto, utilizar una pastilla de jabón.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies