Portada de GQ dos años después de un trasplante de cara

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/07/richard-lee-norris-1050x699.jpg

Después de vivir más de 15 años con los espejos de su casa tapados, Richard Lee Norris se decidió a someterse a un trasplante de cara. Corría el año 1997 cuando un disparo accidental dejó a Richard sin cara, así como sin la opción de masticar (puesto que no tenía maxilares) ni de respirar con normalidad (su boca y su nariz quedaron totalmente deformadas).

Fuen en 2012 cuando la madre de Richard contactó con el Dr.Eduardo Rodríguez el cual le prometió devolverle la normalidad a su vida. Dos años después, Richard consiguió una portada en la revista de moda masculina GQ. En ella el propio Richard dijo:

Una gota de esperanza puede crear un océano, pero un cubo de fe puede crear un mundo entero

gq

Esta dosis de esperanza choca aún más cuando conoces el duro camino que Norris ha tenido que pasar, no sólo desde su incidente, sino también desde la salvadora operación. Esta duró 36 horas, fue realizada en la Universidad de Maryland y en ella intervinieron un total de 150 médicos y enfermeras.

Un duro camino tras el trasplante de cara

Pero no acababa ahí el arduo camino a la normalidad. El riesgo al rechazo de su nueva cara sigue patente día tras día. Por ello Richard debe tomar inmunodepresores a diario para evitar que esto ocurra. El Dr. Rodríguez asegura que el conjunto de operaciones fue un éxito y que espera que el trasplante le dure al menos entre 20 y 30 años.

A pesar de que la vuelta a la normalidad es algo más que una utopía, a pesar de que Richard no puede fumar, beber, o tomar el sol, la nueva cara de Richard le permitió dejar de esconderse. Anteriormente a la operación, Richard a penas salía de casa y, si lo hacía, era tapado con un sombrero y una máscara. Cuando Richard vio su nueva cara, no pudo hacer otra cosa que abrazar a su médico y agradecerle eternamente el esfuerzo y la dedicación volcados en su caso. Por fin los espejos de su casa pudieron ser destapados.

Richard Lee norris

Tras la exitosa intervención, el Dr. Rodríguez asegura que el altruismo de Richard es lo que él se lleva de todo el procedimiento. El médico asegura, que gracias a Richard, se ha traspasado una nueva frontera en la esperanza de soldados y demás accidentados que pueden estar seguros de que casi todo tiene arreglo. Regalar una vida y una nueva esperanza para tantos ha sido posible gracias a la voluntad de Richard y la dedicación del equipo médico que le atendió.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies