Tarta de queso light, fácil y rápida

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/04/tartaqueso-1050x1050.jpg

¿Has comenzado ya la operación bikini, pero te pierden los dulces? Si buscas un postre ligero y saludable que no eche por tierra el esfuerzo y sacrificio por cuidarte de toda la semana, atrévete con esta receta de tarta de queso light. Sin necesidad de horno, esta tarta es muy sencilla y rápida de preparar, perfecta para permitirte un capricho el fin de semana o incluso para merendar cualquier día antes de practicar algo de deporte. Esta versión de pastel de queso no contiene azúcar, y al estar elaborado a base de queso desnatado y gelatina, el aporte calórico y de grasa es muy bajo.

Dificultad: fácil
Tiempo de elaboración: 15 minutos
Tiempo mínimo para que cuaje: unas 3 horas
Tiempo total: 3 horas 15 minutos

INGREDIENTES:

Para la crema de queso:

  • 200gr de queso fresco batido 0%
  • 3 hojas de gelatina
  • Edulcorante al gusto (mejor stevia)
  • 1 yogur desnatado
  • Opcional y aconsejable: 150 gr de crema de queso light (tipo Philadelfia). Puedes omitir este ingrediente, pero sabrá más a yogur y menos a queso.
  • Mermelada sin azúcar o frutas al gusto para decorar (opcional)

Para la base:

  • Obleas de galleta para helados (algo más de la mitad del paquete)
  • Una cucharadita de cacao en polvo desgrasado sin azúcar(tipo Valor)
  • Una cucharadita de aroma de vainilla
  • Leche (un chorrito)
  • Edulcorante al gusto

ELABORACIÓN

Base de galleta:

Para preparar nuestra tarta de queso ligera, lo primero que vamos a hacer es la base. Para ello, comenzamos machacando las obleas de galleta. Se puede hacer con un mortero o con un tenedor y paciencia si no disponéis de picadora o molinillo. Cuando tengamos la galleta triturada, añadimos el cacao en polvo, el aroma de vainilla y el edulcorante al gusto. Echamos también la leche, pero tenemos que hacerlo con mucho cuidado porque vamos a necesitar muy poca cantidad (la justa para hacer una pasta con las galletas). Por lo tanto, primero probamos con un chorrito muy pequeño y mezclamos bien con las galletas hasta formar una pasta (lo podemos hacer con la mano; así notaremos mejor la textura). Si vemos que todavía no está manejable, le echamos otro chorrito con cuidado, hasta que nos guste la textura y podamos manejar sin que nos quede demasiado empapada. Repartimos esta pasta por todo el fondo del molde, presionando con los dedos para que quede compacta, y lo introducimos en la nevera mientras preparamos la crema de queso.

Crema de queso:

Con la base de la tarta lista, procedemos a elaborar la crema de queso. Comenzamos poniendo las 3 hojas de gelatina en agua fresca durante 2-3 minutos para que se hidraten. Mientras tanto, hacemos la mezcla de queso poniendo en un bol todos los ingredientes (queso fresco batido, yogur, queso crema y edulcorante líquido o en polvo) y mezclando bien. Cuando la gelatina esté hidratada, calentamos un chorrito de agua en una tacita (lo justo para deshacer las hojas de gelatina; basta con 50 ml o incluso menos), y pasamos la gelatina al agua caliente (sin el resto del agua donde la pusimos a hidratar; sólo la gelatina ablandada). Como observaréis, las láminas se desharán en el agua caliente al instante, así que ya podemos introducirla a la mezcla del queso, moviéndolo todo muy bien inmediatamente para que la gelatina se reparta por toda la mezcla sin formar grumos. Por último, repartimos esta mezcla de queso en el molde sobre de la base de galletas que teníamos preparada y dejamos que se enfríe en la nevera durante unas horas, hasta que cuaje por completo.

tartaqueso1

Una vez haya cuajado, podemos decorar esta tarta ligera con una capa de gelatina del sabor que prefiramos, con variedad de frutas, chocolate (mejor sin azúcar), o simplemente dejarla tal cual. En este caso, para hacerla más ligera, la opción más sencilla es repartir un poco de mermelada sin azúcar o unos frutos rojos (pueden ser congelados) al gusto. Y ya podemos desmoldar y servir para degustar este exquisito postre de queso ligero.

Tarta-fria-de-queso-al-limon-III

Te encantará esta deliciosa receta que combina el dulzor de la fruta con la suave crema de queso y el toque crujiente que le aporta la galleta. Disfruta de un rico pastel sin sentimiento de culpa; es ligero, saludable, ¡y sin azúcar!




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies