Este año tenemos un segundo extra

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/01/leap-second-1200-1050x700.jpg

2015 va a ser un año más largo de lo que esperábamos, exactamente un segundo más largo. Todos tendremos un segundo extra, exactamente el último segundo del 30 de junio.

¿Cómo pasaremos ese segundo extra?¿Durmiendo?¿Caminando? Quizás Mark Zuckerberg lo pase leyendo para su nuevo grupo de lectura mundial, ¿no?

Pero, ¿por qué ocurre esto?¿Qué hace que tengamos que cambiar nuestros relojes esta vez?

La Tierra vs. Los relojes atómicos

tierra frenando

tierra frenando


El problema del conocido como “leap second” (algo así como segundo de salto o saltado) viene causado por una deceleración en la rotación de la Tierra alrededor del Sol. La Tierra se está frenando, pero nuestros relojes atómicos, creados para mantener la precisión más exacta, siguen al mismo ritmo.

Esto quiere decir que nuestros relojes están midiendo el tiempo con mayo precisión que la propia rotación de nuestro planeta. La fuerza de las mareas y cambios en el núcleo de la Tierra son el causante de estos acelerones y frenazos que sufre durante su traslación.

El segundo extra en 2015 no es el primero

El fenómeno del leap second ya ha ocurrido en repetidas ocasiones. Es por ello que, periódicamente, en el UTC (el organismo que controla el tiempo aceptado universalmente) añaden segundos a su reloj de referencia.

La última vez que se añadió un segundo extra fue en 2012. El evento causó un trastorno en multitud de softwares que no se hicieron adaptados al fenómeno así como páginas webs que no pudieron manejar el leap second.

La tierra gira más rápido que en los años 70, lo que hace cada vez haya menos segundos extra, pero aún no ha alcanzado a los relojes atómicos.

Por este motivo, hay un debate internacional sobre si añadir segundos a nuestro tiempo para adecuarlo con la Tierra o no. Desde el caos de 2012, el segundo extra en 2015 ha sido tema de discusión ya que Estados Unidos no quiere añadir segundos al reloj atómico. Sin embargo, dejar al tiempo desincronizado con nuestro planeta podría tener consecuencias catastróficas.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies