Sexting: ¿Da morbo acabar en Google?

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/09/sexting-movil.jpg

Celebgate. Así se conoce a la filtración masiva de fotografías y vídeos de famosas producida recientemente y que ha afectado a personalidades como la actriz Jennifer Lawrence o la modelo Kate Upton.

El listado de posibles afectadas llega a los 100 nombres, aunque por el momento sólo se han publicado instantáneas de unas 20 celebridades. Un ataque virtual a la intimidad de gran escala que vuelve a abrir el debate sobre la privacidad en la red y el fenómeno sexting.

Las redes sociales, un arma de doble filo

Nadie duda de las bondades de plataformas como Facebook o Twitter, aunque este escándalo ha puesto de manifiesto, una vez más, cómo las redes sociales, junto con el morbo y marujeo inhatos al ser humano, pueden ser un conductor realmente efectivo, capaz de llegar a cualquier rincón del mundo y de forma inmediata.

Conocedores del papel jugado, los responsables de Twitter no sólo han procedido a eliminar los tweets con algunas de las citadas fotos, sino que han alertado de que borrarán las cuentas de aquellos usuarios que hayan compartido las imágenes.

Seguramente, dichas personas ni siquieran daban importancia al hecho de compartir una foto que, durante unas horas, estaba disponible para cualquiera en Google; y es en casos como este donde se aprecia el enorme desconocimiento sobre los derechos y obligaciones que todos tenemos como usuarios de Internet.

kaley-cuoco

La actriz Kaley Cuoco (The Big Bang Theory) ha sido otra de las afectadas por las filtraciones masivas.

¿Repercusiones legales? Haberlas, haylas

Que borren tu cuenta de Facebook o Twitter no deja de ser un hecho anecdótico. Molesto, sí, pero anecdótico a fin de cuentas.

No lo son las posibles repercusiones legales que puede tener difundir contenidos personales de este tipo. Recibir o tomar una imagen de una persona no da derecho a distribuirla; y mucho menos cuando el contenido es tan íntimo.

Esta violación de la privacidad se agrava en el caso de estar hablando de menores. Como explica la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional (BIT), en caso de llegar a nuestras manos (seamos menores de edad o no) un contenido sexual de un menor y la conservamos (en nuestro móvil, ordenador, tablet), seremos culpables de un delito de tenencia de pornografía infantil.

Si además la enviamos a otra persona, “sea como sea (WhatsApp, Facebook, Twitter…), el delito es de distribución y está penado hasta con nuevo años de prisión”.

De hecho, durante el verano de 2013 se produjo la primera imputación por retuitear un vídeo sexual de menores en nuestro país. El famoso caso de Palanquilla también llevó ante la justicia a varios menores de edad por distribuir contenidos de este tipo.

Medidas preventivas

Si, con todo, queremos seguir adelante en el intercambio de fotos y vídeos subidos de tono, existen una serie de consejos para evitar disgustos en el futuro.

· Contar con una buena contraseña. En nuestros dispositivos, en la nube… En cualquier parte. Este debe ser el primer muro que se encuentren los cíbercriminales. Además, conviene cambiarla a menudo.

· ¿Estás en la nube? No son pocos los usuarios que no saben que sus dispositivos están sincronizados de forma automática con su cuenta en la nube y, por tanto, fotos, vídeos, y demás contenidos se suben de forma automática a este servicio. Por otra parte, aunque la nube es segura, no es, como se ha podido apreciar con el celebgate, infalible.

· Evitar que se vea la cara. Por razones obvias, conviene evitar mostrar el rostro, sobre todo cuando el tono de la foto/vídeo es más subido. En caso de difusión, hará más complicada la relación.

· No te fíes de las apps ‘autodestructivas’. En los últimos tiempos se han popularizado aplicaciones como Snapchat, que eliminan de forma automática el mensaje enviado tras unos segundos, tanto del dispositivo receptor como del emisor. Aún así, eludir este sistema puede ser tan sencillo como realizar un pantallazo. Hecha la regla, hecha la trampa.

riesgos-sexting

Los expertos alertan de los riesgos del sexting, una práctica cada vez más extendida y que sirve de mecha para actividades delictivas como el ciberbullying o la sextorsión (chantaje con contenidos personales de carácter sexual).  Un problema, agravado, además, por la popularidad del fenómeno entre los menores de edad, y que hace que las autoridades tengan que estar más alerta ante posibles casos de pedofilia.

Al final, como siempre, la mejor recomendación posible es que lo que hagamos en casa, se quede en casa.

Temas relacionados seleccionados por la redacción:

El sexting sigue extendiéndose entre los jóvenes

Qué es el sexting y cómo prevenirlo en los adolescentes




Hay 1 comentario

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies