Cómo dormir bien en un avión (excepto si eres el piloto)

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/07/port.gif

Llega el verano y con él las deseadas vacaciones. Aunque antes de llegar a un destino exótico y/o lejano es necesario hacer un largo viaje y pasar muchas horas en vuelo. Os damos las claves para dormir bien en un avión.

Un viaje en avión es tan emocionante como cansado: la espera, los controles y los trámites con el equipaje hacen que un vuelo de larga distancia resulte agotador. Gizmodo ha recopilado algunas claves para intentar conciliar un sueño placentero durante el vuelo y, de paso, también descansar en un avión:

· Elige vuelos directos. Cuando las circunstancias lo permitan, siempre viene bien gastarse un poco más de dinero en un vuelo directo, ya que las escalas alargan mucho más nuestro viaje y no descansamos bien en ningún momento, ya que hay que estar pendiente de volver a aterrizar, deambular por el aeropuerto, esperar al siguiente vuelo…

· Opta por viajar de noche. Intenta comprar el billete de avión pensando en que llegarás al sitio de destino a primera hora de la mañana. Por eso es mejor coger el vuelo a última hora de la tarde o por la noche.

· Compra los billetes entre semana. Sobretodo de martes a jueves. Son los días en los que los vuelos son más baratos y en los que hay menos tráfico de gente en los aviones. Esto significa que habrá más probabilidades de que queden asientos libres y así poder estirar las piernas.

· Selecciona bien los asientos. Los que están cerca de la salida de emergencia o la parte delantera del avión son las más silenciosos y espaciosos. Si todo está lleno, decide ocupar los últimos asientos del avión ya que habrá más espacio. Por otro lado, intenta evitar siempre que sea posible estar cerca del baño para no tener que escuchar la puerta y la cisterna continuamente.

escala

· Lleva ropa cómoda. Recuerda que vas a estar muchas horas sentado, intenta llevar ropa ancha y holgada durante el viaje para ir lo más cómodo posible.

· Ponte el cinturón de seguridad por encima de la manta. De esta manera ni se cae ni se mueve y, además, en caso de turbulencias o aterrizaje, los auxiliares de vuelo pueden comprobar a simple vista que está puesto y no es necesario molestar al pasajero para comprobarlo.

· Usa complementos para dormir. Un antifaz, una gorra por encima de la cara, o unos tapones para los oídos son algunos de las accesorios que contribuyen a generar una atmósfera de tranquilidad. También son útiles los reposacabezas, sobre todo si se colocan al revés, de forma que la barbilla se pueda apoyar en el cojín. Y eso evita que la cabeza se vaya hacia delante y provoque un despertar incómodo o sacudidas bruscas durante el trayecto.

· Tomar somníferos. Es lo último que se aconseja, pero suelen ser efectivos. Es importante, en caso de tomarlos, no beber alcohol, ya que puede provocar efectos secundarios no deseados y resaca.

¡Dulces sueños entre las nubes!




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies