Receta: Roscón de Reyes (con y sin nata)

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2016/12/receta-roscon-nata.jpg

No podía faltar la receta del Roscón de Reyes, uno de los dulces navideños más típicos en nuestro país. Su origen parece estar relacionado con las saturnales romanas, unas fiestas dedicadas al dios Saturno con el objeto de que el pueblo romano pudiera celebrar que los días comenzaban a ser más largos tras el solsticio de invierno.

Para festejar este evento, se elaboraban unas tortas redondas a base de higos, dátiles y miel, que eran igualmente repartidas entre plebeyos y esclavos. Hoy en día se puede elegir entre varios tipos de roscón; el bollo básico sin relleno, o el roscón relleno de nata, de trufa, crema pastelera o, incluso, de cabello de ángel.

A continuación explicaremos cómo preparar el bollo, cómo adornarlo y, al final, cómo montar la nata por si también queremos rellenarlo con ella.

  • Dificultad: media
  • Tiempo de cocción: 25’
  • Tiempo de preparación: 3-4 horas
  • Tiempo total: 3h 30’– 4 h 30’

Ingredientes

(unas 8 raciones):

Para el bollo:

  • 350 gr de harina de fuerza
  • 25 gr de levadura fresca
  • 125 ml de leche entera
  • 100 gr de azúcar
  • 75 gr de mantequilla sin sal
  • 1 yema de huevo
  • Ralladura de 1 naranja
  • 1 cucharada de ron añejo
  • 1 cucharada de agua de azahar
  • Una pizca de sal

Para decorar:

  • Azúcar
  • Fruta escarchada (opcional)
  • Almendra picada o laminada (opcional)
  • Huevo batido (para pintar)

Elaboración

Disolvemos la levadura fresca con los dedos en la leche tibia (a unos 35º C) y dejamos reposar 15 minutos. Mientras vamos preparando el resto de ingredientes; tamizamos la harina en un bol grande con ayuda de un colador, reservando unos 30 gr para amasar más tarde.

Formamos una especie de volcán con la harina y en el hueco del centro añadimos la ralladura de naranja y el azúcar. Cuando hayan pasado los 15 minutos de reposo, añadimos también la leche con la levadura poco a poco removiéndolo suavemente con una espátula (sin llegar a mezclarlo todo completamente). Seguidamente añadimos la mantequilla en pomada (ligeramente fundida), el ron, el agua de azahar, la yema de huevo y la sal, y ahora sí mezclamos bien con la espátula para que se incorporen todos los ingredientes.

Una vez tengamos la mezcla, es hora de amasar. Para ello, espolvoreamos la superficie donde vayamos a trabajar con un poco de la harina que tenemos reservada y nos enharinamos las manos. Ponemos la masa sobre la harina y empiezamos a trabajarla. Al principio está más pringosa y se nos pegará, pero según vayamos amasando irá cogiendo cuerpo y se despegándose de la mesa.

Podemos añadir un poco más de la harina que tenemos reservada en caso de que no consigamos que se despegue (solo si es necesario). La masa tiene que quedar un poco pringosa, de forma que si dejamos la masa quieta se pega un poco a la mesa, pero si la desplazamos rápido no se pega.

El truco está en conseguir una masa que ruede por la mesa sin pegarse usando la menor cantidad de la harina que teníamos reservada. Cuando la masa esté en su punto (un poco pegajosa), hacemos una bola y la ponemos en un bol grande cuya base habremos espolvoreado previamente con un poco de harina. Lo cubrimos con papel film transparente y lo dejamos reposar en un lugar cálido hasta que la masa al menos doble su volumen, lo que tardará 1 hora y media o 2 horas dependiendo de la temperatura de la habitación (cuanto más cálido, antes sube).

Cuando la masa haya reposado y subido lo suficiente vamos a ir dando forma a nuestro roscón. Para ello debemos preparar previamente una bandeja con papel de hornear. Ponemos la masa nuevamente encima de la mesa de trabajo y la amasamos durante un minuto para sacarle el aire.

Formamos una bola con la masa utilizando las dos manos y le hacemos un agujero en el centro con los pulgares. Sin soltar la masa, vamos abriendo el agujero poco a poco para dar forma al roscón y lo ponemos sobre la bandeja que teníamos preparada con papel de hornear.

Estiramos con cuidado (se pegará al papel de hornear por lo que costará un poco) hasta que tenga un tamaño más o menos como el de la bandeja (cuando lo pongamos en la bandeja encogerá un poco). Lo cubrimos más papel de hornear para que no se seque la masa y lo dejamos levar en un sitio cálido hasta que vuelva a doblar su tamaño (entre media hora y una hora y media, dependiendo de la temperatura).

Pasado este tiempo, vamos precalentando el horno mientras pintamos la superficie del roscón con huevo batido y decoramos espolvoreando azúcar, almendra laminada, o fruta escarchada al gusto. Metemos el roscón en el horno a 160º C arriba y abajo durante 25 minutos. Cuando se haya dorado la superficie lo dejamos enfriar completamente en una rejilla, ¡y ya tenemos nuestro roscón casero para estas navidades! 

roscon-de-reyes

Además del dulce sabor que aporta el ligero toque de anís y de jugosidad del bollo, el roscón puede rellenarse al gusto de diferentes ingredientes como nata, trufa, crema pastelera o cabello de ángel. El relleno más tradicional para el roscón es la nata, la cual puedes comprar ya hecha o montarla en casa en un momento siguiendo estos pasos:

Nata montada casera

Ingredientes

  • 500 ml de nata para montar (mínimo 35% materia grasa)
  • 4 cucharadas de azúcar glass (o blanco si se prefiere)

Elaboración

Una media hora antes de preparar el relleno, metemos la nata para montar en el congelador, ya que tiene que estar bien fría para que monte. Si no teníamos el brick previamente en la nevera y está a temperatura ambiente debemos meterlo en el congelador mínimo una hora antes. Introducimos también las varillas y el bol que vayamos a utilizar en el congelador para que esté bien frío a la hora de usarlo.

Ponemos la nata en el bol y comenzamos a batir con las varillas eléctricas a una velocidad no muy alta, constantemente y sin detenernos para que no se corte. Vertemos el azúcar poco a poco sin parar de batir, y continuamos con movimientos suaves y siempre en la misma dirección hasta obtener la consistencia deseada. Hay que tener mucho cuidado para no pasarnos de batir y que se nos corte la mezcla. Lo mejor es no poner una velocidad media-baja y no quitarle ojo mientras batimos con paciencia.

Una vez tengamos preparado el relleno para nuestro roscón, partimos el bollo por la mitad con mucho cuidado utilizando un cuchillo bien afilado y lo rellenamos al gusto. ¡Ya sólo queda servirlo y disfrutar de este riquísimo dulce navideño elaborado por ti mismo en casa!




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies