Receta: quiché de pollo y champiñones

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/01/quiche-de-champinones.jpg

Un quiché es un pastel salado originario de la cocina francesa. Generalmente, está formado por una base fina de masa quebrada y un relleno que puede incluir tanto carne como verduras, combinado con una mezcla de huevo y lácteos para que se cuaje en el horno. Esta tarta salada se puede tomar como entrante, como segundo plato, caliente, frío… y existen ilimitadas opciones para rellenarlo: de jamón y queso, de carne, de patata, de verduras… Este es, sin duda, un plato muy versátil y con tantas posibilidades como imaginación tengamos.

Siguiendo estos sencillos pasos podrás preparar un delicioso quiché de pollo y champiñones aunque, como ya he dicho, el relleno acepta prácticamente cualquier ingrediente, lo que os permite aprovechar lo que tengáis por casa. Aquí muestro los ingredientes y pasos para elaborar la masa de forma casera. En cambio, si no tenéis mucho tiempo, en el mercado podréis encontrar masa quebrada ya preparada (congelada o fresca) que podréis utilizar sin problema para elaborar esta receta en tan sólo unos minutos.

Dificultad: media
Tiempo de elaboración: 35 minutos + 60 minutos de reposo
Tiempo de horneado: 45 minutos aproximadamente
Tiempo total estimado: 2 horas 20 minutos

INGREDIENTES

Para la masa:

  • 250 gr. de harina
  • 150 gr de mantequilla
  • 5 gr de sal (una cucharita rasa de café)
  • Una pizca de azúcar
  • 1 huevo
  • 5 cl de agua

Para el relleno:

  • 250 gr de filetes de pechuga de pollo
  • 200 gr de champiñones laminados
  • 200 gr de cebolla mediana
  • Queso rallado al gusto
  • 3 huevos (tamaño L o 4 M)
  • 250 gr de nata líquida (o Crème Fraîche mezclada con leche)
  • Sal, pimienta y nuez moscada al gusto

ELABORACIÓN

Para la masa:

Cortamos la mantequilla en daditos, incorporamos la harina y la sal y lo mezclamos poco a poco con los dedos hasta que quede como una arena gruesa. Añadimos el huevo batido y amasamos hasta formar una masa que no se pegue a las manos. Cuando tengamos la masa preparada, la dejamos reposar en la nevera unos treinta minutos (mientras podemos comenzar a preparar los ingredientes del relleno para ahorrar tiempo).

Pasado este tiempo, extendemos la masa con un rodillo sobre una mesa enharinada hasta obtener una capa más o menos fina. Cuanto mayor sea el molde, mayor deberá ser el grosor de la masa para que aguante el peso del relleno. Seguidamente, cubrimos toda la base y las paredes del molde con la masa. Pinchamos la parte de abajo con un tenedor para que no suba al hornearla y volvemos a dejarla treinta minutos en la nevera envuelta en papel film. La masa debe estar dura (por eso hay que dejarla enfriar) para que no encoja a la hora de cocerla. Mientras, precalentamos el horno a 180°C y cuando haya pasado la media hora la horneamos durante 10-15 minutos (no queremos que quede muy cocida, ya que posteriormente tendremos que volver a meter el molde al horno cuando agreguemos todo el relleno). Pasado este tiempo, sacamos el molde del horno y pintamos la base con clara de huevo para impermeabilizarla.

Relleno:

Podemos aprovechar el tiempo de reposo de la masa para ir preparando el relleno. Para comenzar, cortamos la cebolla en juliana, salpimentamos los filetes de pollo y escurrimos bien los champiñones. A continuación freímos el pollo en una sartén con aceite bien caliente, lo cortamos en trozos pequeños y reservamos. En el mismo aceite vamos a pochar la cebolla unos minutos hasta que quede más o menos transparente. Por último, agregamos los champiñones y salteamos unos 5 minutos.

En un recipiente aparte batimos los huevos y añadimos la nata (o la Crème Fraîche y leche), sal, pimienta y nuez moscada. Agregamos a esta mezcla el pollo, los champiñones y la cebolla y mezclamos un poco para incorporar todos los ingredientes. Volcamos el relleno sobre la masa semicocida, cubrimos con el queso rallado y volvemos a meter el molde en el horno (previamente precalentado) a 180ºC durante unos 30 o 35 minutos (o hasta que se dore la masa y se cuaje el relleno). Podemos comprobar si está cocido pinchando el quiché con un palillo, pero hay que tener en cuenta que cuando repose unos minutos y se enfríe un poco quedará más cuajado que recién apagado el horno.

Una vez terminado, apagamos el horno y dejamos reposar unos minutos. Servimos acompañado de una buena ensalada fresca, ¡y a disfrutar de esta exquisita mezcla de sabores y texturas!

quiche-de-pollo-y-champi

Aunque parezca un poco complicado, comprobarás cómo es más fácil de lo que parece si tienes todos los ingredientes bien preparados y ordenados. Además, como ya hemos mencionado antes, si no dispones de mucho tiempo siempre puedes recurrir a comprar una masa ya preparada y simplemente rellenarla y hornear el pastel. Otra opción es preparar la masa con antelación y envolverla bien o congelarla para cuando la vayas a usar.

Si aún no sabes qué preparar, un quiché siempre es un éxito asegurado, y nunca tendrás que tirar sobras ya que se puede comer frío o recalentarlo unos minutos sin ningún problema. Si te gusta preparar tus propios platos sin tener que recurrir a la comida rápida o pre-congelados, ¡coge el delantal y el rodillo y ponte a elaborar una rica masa casera de la forma más tradicional; disfrutarás cocinando!




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies