Receta: tarta de limón fresca

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/07/Tarta-Mousse-de-limón1.jpg

Los termómetros ya pasan los 40ºC en muchas regiones de nuestro país, y por eso, como cada verano, la piscina, la playa, y los refrescos son las formas más comunes de sobrellevar las altas temperaturas. Organizar una fiesta en la piscina con tus amigos es una buena forma de pasar el fin de semana sin aburrirte en casa derritiéndote en el sofá, y la mejor opción para completar el menú es sorprender a tus invitados con este deliciosa receta de tarta de limón fresca y ligera, para poder disfrutar de un dulce sin sentirte demasiado pesado después. ¡Es muy sencillo, rápido, y no necesita horneado!

Ingredientes

  • 1 paquete de galletas Digestive
  • 80 grs mantequilla
  • 200 ml de nata (un brick pequeño)
  • 500 ml de queso batido desnatado (tipo quark)
  • 3 cucharadas de azúcar glass
  • 250 ml de leche
  • 250 ml de agua fría
  • 2 sobre de gelatina de limón
  • zumo de 1 limón

Elaboración

Para la base de galleta
Machacamos las galletas Digestive manualmente con un mortero (también se puede hacer con una picadora eléctrica, pero personalmente me gusta que no queden tan trituradas). Derretimos la mantequilla en el microondas unos segundos sin que quede demasiado líquida y la mezclamos con las galletas con la ayuda de un tenedor hasta obtener una pasta. Echamos la mezcla en el molde que vamos a usar (previamente engrasado) y lo prensamos bien contra en el fondo hasta que quede compacto. Cuando la base quede al mismo nivel, introducimos en la nevera y dejamos enfriar para que endurezca mientras preparamos el mousse de limón.

Para el mousse de limón
Comenzamos batiendo en un bol el queso desnatado con el brick de nata y las 3 cucharadas de azúcar, para lo que usaremos una batidora de varillas eléctrica. Debemos hacer movimientos suaves y circulares durante varios minutos como si fuésemos a hacer nata montada. La textura que buscamos es parecida a la de la nata montada, pero al usar queso desnatado quedará algo más cremosa y con menos aire.

tarta de limonUna vez tengamos la crema de queso, guardamos el bol en la nevera y empezamos a preparar la gelatina siguiendo las instrucciones del paquete. Yo aconsejo usar la mitad de leche y la otra mitad de agua en lugar de sólo agua, pero puedes prepararlo de ambas maneras. Para preparar la gelatina sólo tenemos que calentar 250 ml de leche (un vaso aproximadamente) en un cazo y diluir los sobres de gelatina en otros 250 ml de agua fría. Cuando la leche rompa a hervir, agregamos al cazo la mezcla de gelatina y agua y removemos sin parar unos minutos, apartando después el cazo del fuego para dejarlo enfriar un poco.

Cuando la mezcla de gelatina esté más o menos a temperatura ambiente, la vertemos en el bol donde teníamos la crema de queso y lo mezclamos suavemente con movimientos envolventes. Cuando esté bien mezclado, vertemos toda la mezcla en el molde sobre la base de galleta y dejamos enfriar unas horas en la nevera. Yo prefiero hacerla de un día para otro tapada con papel de aluminio para que adquiera más sabor y consistencia.

Una vez haya cuajado, puedes decorarlo con una capa de gelatina de limón, de chocolate negro, blanco, o con leche, mermelada al gusto, o simplemente dejarlo tal cual. Personalmente, me encanta con una fina capa de cobertura de chocolate negro, pero si no eres muy goloso la base de galleta ya aporta al pastel el dulzor necesario.

Prueba a prepararlo la próxima vez que tengas invitados; triunfarás y quedarás como un perfecto anfitrión. Todos quedarán sorprendidos con la suavidad y ligereza de su textura y el frescor de su sabor.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies