Receta de pastelitos “Pantera Rosa”, ¡la merienda de los 90!

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/08/xildx-1050x788.jpg

Los pasteles Pantera Rosa son los bizcochitos que han marcado varias generaciones, convirtiéndose en emblema de la infancia de muchísimas personas, especialmente de aquellos nacidos en los 80 y 90. Así pues, estos pastelitos inspirados en los famosos dibujos animados The Pink Panther, forman parte de los recuerdos infantiles de toda una generación, junto con otros dulces como los Phoskitos y el Tigretón. Si eres de los 90, seguro que también ansiabas la hora de la merienda para disfrutar de este original bollo, y si no lo has probado nunca, ¿a qué esperas? Con esta versión de pastelitos Pantera Rosa caseros podrás preparar tus propios bizcochitos rellenos de nata y glaseados con cobertura rosa. ¡Sorprende a tus amigos y a los más pequeños de la casa!

dsc03233

Dificultad: media
Tiempo de elaboración: 30 minutos
Tiempo de horneado: 20-25 minutos
Tiempo total: 55 minutos, aproximadamente

INGREDIENTES:

(aproximadamente 18 unidades)

Para el bizcocho:

  • 4 huevos L
  • 150 gr de azúcar
  • 50 gr de harina trigo
  • 50 gr de harina de maíz
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta o de esencia de vainilla
  • 1 pellizco de sal

Para el relleno:

  • 400 ml de nata para montar muy fría
  • 50 gr. azúcar glass
  • Un sobrecito de azúcar vainillado o un poco de esencia de vainilla

Para el glaseado:

  • 400 gr de chocolate blanco
  • 100 ml de leche
  • Media cucharada de mantequilla
  • 9 gotas de colorante alimentario rojo

maxresdefault

ELABORACIÓN:

Para el bizcocho:

Para preparar el bizcocho, primero montamos los claras con el azúcar con unas varillas eléctricas o thermomix hasta que queden muy esponjosas y formen picos consistentes. Después, vamos añadiendo las yemas una a una, sin dejar de batir con las varillas. Agregamos también la harina tamizada y mezclada con el azúcar vainillado, poco a poco, removiendo con una espátula o con las varillas con movimientos envolventes. Cuando tengamos listo el relleno, ponemos a precalentar el horno a 180ºC y vamos preparando el bizcocho.

Vertemos la masa resultante en un molde para bizcochos rectangular engrasado y espolvoreado con un poco de harina para que no se pegue (podemos intentar conseguir moldecitos indivituales que se asemejen a la forma del pastelito original, pero sirve con hacer un único bizcocho y cortarlo en porciones). Debemos que tener en cuenta que este bizcocho sube poco, ya que no lleva levadura, así que procuraremos que tenga el suficiente grosor para hacer los pastelitos (unos 3 cms de alto, más o menos). Ahora, introducimos el molde en el centro del horno previamente precalentado, y dejamos cocer unos 20-25 minutos a 180ºC, o hasta que empiece a tomar color (pero no debe dorarse demasiado). Comprobamos que esté horneado introduciendo una brocheta metálica o de madera en el centro, que debe salir limpia. Si sale aún con restos de masa sin cocer, dejamos unos minutos más en el horno hasta que esté en su punto. Por último, sacamos el molde del horno y lo dejamos enfriar dentro. Cuando ya no queme, lo desmoldamos con cuidado volcándolo sobre una tabla de cocina limpia y lo dejamos enfriar por completo.

Para el relleno:

Montamos la nata bien fría con el azúcar y el azúcar vainillado, hasta que esté bien consistente. Es aconsejable guardarla en el congelador al menos 1 hora antes de usarla, ya que si no está muy fría no montará bien. Cuando la nata esté lista, la pasamos a una manga pastelera con boquilla lisa mediana. Cortamos ahora el bizcocho en 12 piezas de 3 centímetros de grosor y unos 7 centímetros de largo. Usando un descorazonador de manzanas, hacemos un hueco en el centro de cada pieza y rellenamos cada hueco con la nata con cuidado usando la manga. Si no tenemos descorazonador o no queremos complicarnos demasiado, siempre podemos partir las porciones de bizcocho por la mitad con un cuchillo bien afilado y cuidado de que no se rompan, rellenarlo untando la nata y poniendo la otra tapa encima. Cuando hayamos rellenado todos los pastelitos, los dejamos enfriar mientras preparamos la cobertura.

pastelitos-pantera-rosa-16 (1)

Para el glaseado:

Ponemos el chocolate blanco y la mantequilla al baño maría, hasta que se derritan. También podemos calentarlo en un cazo a fuego muy lento moviéndolo y estando muy pendiente, pero corremos el riesgo de que se queme. Añadimos la leche templada (si está fría se nos puede cortar la mezcla) y unas gotitas colorante rojo, sin pasarnos para que quede un tono rosa claro. Apagamos el fuego y antes de que se enfríe del todo cubrimos los bizcochos con el glaseado, puestos sobre una rejilla para que queden bien cubiertos, y los dejamos enfriar hasta que se endurezca la cobertura. Si hace mucho calor podemos meterlos en la nevera para que se endurezca antes.

DSC_1632

Conservación:

Como los pastelitos Pantera Rosa llevan nata, aunque sea pasteurizada, es recomendable conservarlos en el frigorífico, y además así evitamos que se reblandezca la cobertura con el calor. Para evitar que cojan olores dentro del frigorífico, es mejor guardarlos dentro de un tupper o recipiente hermético. En cambio, aunque en la nevera puedan durar dos o tres días, siempre es mejor comerlos el mismo día, para disfrutar del suave y tierno bizcocho del interior y evitar que se endurezca antes de probarlos. ¡Prepara una merienda e invita a tus amigos y a disfrutar de ellos y recordar aquellos maravillosos años de la infancia!

DSC_1645

Entre toda la gama de dulces que podíamos encontrar en los supermercados, la Pantera Rosa siempre fue de las favoritas de los niños. Su popular personaje le hacía destacar desde el primer momento entre el resto de pastelitos de la línea. La peculiar invención de su cobertura rosa, además de su sabor único, lo convertía en una un bollo original en la época. Debido a que actualmente los dibujos del personaje no son tan populares como antes, hoy por hoy este delicioso bizcochito destaca mucho menos, aunque está tan bueno como siempre. Este dulce no sólo puede ser la merienda de los más pequeños; de hecho, por hoy, la consumen más los adultos que los niños.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies