Receta: Hamburguesas con panecillos caseros

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/04/hamburguesa-casera.jpg

Esta es una receta muy sencilla y que gusta a todas las edades, porque combina una comida moderna y económica que los jóvenes adoran, con un toque tradicional como es el pan casero recién horneado y carne de calidad. Además, le puedes añadir tantos ingredientes como te apetezca: lechuga, tomate, queso, salsas, incluso bacon, ¡¡¡pero no te pases, eh!!! A veces, en la sencillez está el gusto.

Comenzaremos por elaborar el pan, ya que hay que dejarlo reposar para que doble su tamaño. Una posible alternativa para cuidarse más es hacer el pan con harina integral o mezclado con salvado de avena, y usar leche desnatada.

PARA EL PAN (unos 8 panes)

Ten en cuenta que puedes congelar los panes para otra ocasión:

  • 500 gr de harina de fuerza
  • Un dadito de 25 gr de levadura fresca
  • 200 ml de leche
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 2 huevos (1 es para pintar)
  • Semillas de sésamo o amapola para decorar
  • Una pizca de azúcar
  • Una pizca de sal

PARA LA CARNE

Al igual que los panes, se puede usar más cantidad y congelarlo para otro día:

  • Medio kilo de carne picada al gusto (cerdo, ternera, mixto… yo la prefiero mezclada o de ternera, menos grasa que si es sólo de cerdo)
  • 2 dientes de ajo bien picado o un poco de ajo en polvo
  • Perejil
  • Pan rallado
  • 1 huevo
  • Sal
  • Salsa Worcester (opcional)

ADICIONAL

  • Lechuga
  • Tomate en rodajas
  • Cebolla
  • Queso en lonchas
  • Salsa barbacoa, brava, kétchup, mayonesa… y lo que quieras

ELABORACIÓN DEL PAN

panecillo casero-

Primero, desmenuzamos la levadura fresca en el vasito de leche ligeramente templada en el microondas, añadimos dos cucharaditas (de café) de azúcar, y dejamos reposar 10 minutos. Mientras, mezclamos la harina con la sal en un cuenco. Añadimos la leche con la levadura y mezclamos bien. Después, añadimos el huevo ligeramente batido y seguimos mezclando. Añadimos el aceite y empezamos a amasar en la encimera (bien limpia y desinfectada, ¡eh!), lo que nos llevará unos 10 minutos (venga, ¡a echar brazo!). Para que no se pegue, espolvorea un poco de harina en la encimera y engrásate las manos.

Cuando la masa esté suave y elástica, la dejamos reposar en el bol durante 1 hora y media, hasta que doble su tamaño aproximadamente. Cuando haya levado, dividimos la masa en tantas partes como quieras (depende del tamaño que desees los panes, yo hice unos 8), amasando un poco cada trozo y dándole forma redonda (aplástalo un poquitín, porque volverá a subir y no queremos que nos queden balones). Colocamos los panecillos en la bandeja de horno forrada con papel de cocina, y dejamos levar otros 30 minutos. Transcurrido ese tiempo, pintamos con el otro huevo batido y espolvoreamos las semillas de sésamo (esto es mera estética). También se puede pintar simplemente con agua, pero entonces hazlo antes de dejarlos reposar. Finalmente, horneamos los panecillos en el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo durante unos 15 minutos, o hasta que veamos que se van dorando un poco (dependerá del tamaño de los panes, así que estad pendientes que con la capa de huevo se doran bastante. Pero tampoco queremos que se queden crudos por dentro). Si lo ves necesario, baja la temperatura y déjalos 5 minutillos más que se hagan bien por dentro.

Una vez horneados se dejan enfriar, y si no vas a gastarlos todos en el día se pueden congelar en bolsitas de congelación para comerlos otro día, dándolos un ligero toque de horno, ¡y como recién hechos!

En el caso de que vayas a comer ya las hamburguesas, puedes ir preparando la carne mientras se hornean, y así el pan aún estará crujiente y calentito cuando lo vayas a degustar.

PARA PREPARAR LA CARNE

Mezclamos la carne picada en un bol con la sal, el perejil, el ajo, un huevo batido (se puede omitir este paso, pero le da más consistencia y textura. Yo uso el sobrante de pintar los panes), y un pelín de pan rallado para ligar. Se mezcla todo bien y, si se desea, se añaden unas gotitas de salsa Worcester, que le da un toque muy sabroso de carne hecha a la brasa. Se divide la mezcla dependiendo del tamaño que queramos las hamburguesas y se les va dando forma apartándolas en un plato. Cuando las tengamos todas, se van cocinando en una sartén con un chorrito de aceite (si la sartén es buena y no se pega quedan mejor a la plancha, ya que se irán friendo en su propia grasilla). Es mejor hacerlas a temperatura media-baja para que no se resequen y se hagan bien por dentro. Si no las vamos a utilizar todas, congelamos las sobrantes sin cocinar para hacerlas otro día.

Antes de apagar el fuego, ponemos una loncha de queso en cada hamburguesa y se le pone una tapa a la sartén para que se funda el queso con el vapor. Este paso es opcional, aunque a mi me encanta cómo queda.

Si nos vemos con tiempo, ganas, o tenemos a alguien que nos eche una mano, lo mejor es cortar aparte una cebolla en tiras finas y pocharla en una sartén con un poquillo de aceite para añadirle después a las hamburguesas, le da un toque riquísimo.

Y después de hacer la carne, ya sólo queda montar la hamburguesa, abriendo los panes por la mitad, poniendo la carne con el queso, la cebolla, una hoja de lechuga, tomate, salsa barbacoa o kétchup… a gusto del consumidor. ¡Y a disfrutar!

hamburguesa casera

Tus amigos se quedarán boquiabiertos cuando lleguen a tu casa y te vean con las manos en la masa, y seguro que no han probado nunca hamburguesas más sanas. Y también viene muy bien para esas madres que no saben cómo hacer que sus hijos coman bien sin recurrir a la comida basura…

¡Espero que os guste!




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies