‘Silicon Valley’, una reflexión geek sobre nuestra realidad

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/04/Silicon-Valley.jpg

Grupos de cinco hombres formados por la misma composición: un tirillas alto, otro bajito y asiático, un gordo con coleta, un tipo con una barba ridícula y el indio; todos ellos vestidos con sudaderas como uniforme de oficina y que acuden a fiestas en las que no se relacionan con las mujeres: ¡Bienvenidos al Silicon Valley de HBO!

La nueva compañera de ‘Juego de tronos’ en la noche de los domingos en HBO no podría parecerse menos a la aclamada serie de fantasía. Creada por Mike Judge (King of the Hill, Beavis y Butt-head), junto con Dave Krinsky John Altschuler, esta comedia está protagonizada por elprototipo del informático asocial, Richard (Thomas Middleditch),  que trabaja en la mayor compañía informática del mundo, Hoolie (¿quién dijo Google?), mientras vive en una “incubadora” en la que intenta desarrollar un app que le permita apartarse de la “dura” vida hoolificada, con altos sueldos y un entorno de trabajo social y soleado, rodeados de programadores 2.0 bronceados y con músculos, pero, aun así, con escasa presencia femenina

Sus compañeros de piso siguen la pauta de quinteto masculino típico de Palo Alto, cambiando al asiático por un “satanista Laveyano con tendencias ateas” y que concede alguno de los mejores momentos del episodio. Entre ellos brilla T. J. Miller (The Goodwin games) como abeja reina-business angel de esta colonia, que parece ser el único que entiende de qué va el negocio.  

TJ Miller

Erlich (T.J. Miller) un millonario que come fideos de bote.

Silicon Valley es de esas series dentro de las comedias que provocan sonrisa más que carcajadas a través de bromas geek más sesudas que las que podemos encontrar en The Big Bang Theory, aunque también se ría de las propias convenciones del género y haya alguna gracia más gruesa para rebajar pretensiones; una mezcla marca de la casa Judge.

Aunque hacia donde apunta esta ficción es a ser una reflexión de nuestra sociedad, que se dirige y sólo tiene sentido para aquellos que viven en este tiempo en el que, si Nip Alert existiera, sería la aplicación más descargada por los mismos que firman las peticiones de Change.org.

Así, enmascar preguntas sesudas como si una empresas puede convertirse en una nueva religión, con un líder carismático como profeta  y con slogans a modo de mandamientos (“Hooli isn’t just about software. Hooli is about people”,“I firmly believe that we can only achieve greatness when we achieve goodness”); o si verdades irreductibles hasta hace bien poco, como que las universidades son una lugar imprescindible para encontrar el conocimiento, han quedado obsoletas.

Y todo esto, solo en el piloto.

Este primer “Minimum Viable Product“, cuya emisión solo consiguió retener 1,98 millones de los impresionantes 6,64 que vieron su lead-in ‘Juego de tronos’, es una buena versión beta a la que le quedan siete pruebas más para convencer no solo a sus creadores, sino a los probadores y a los grandes jefes de la HBO que se merece tener una nueva versión cada año.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies