Parque Warner en Halloween: ¿merece la pena?

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/10/parque-warner-viernes-13.jpg

especial HALOOQWEEN 2014

Como amante del cine de terror que soy, una de las ilusiones que siempre había tenido era ir al Parque Warner de Madrid en Halloween, cuando al parque temático le hacen un traje de terror lleno de brujas, calabazas y esqueletos para conmemorar el día de los difuntos. La mayoría de amigos y conocidos me decían que el Parque de Atracciones de Madrid era mejor que el Warner, pero como ya conocía el segundo, el del Pato Lucas, Bugs Bunny y demás se presentaba como la opción más atractiva. Además, que Málaga, mi ciudad, estuviese llena de carteles anunciándote el Halloween de la Warner no hacía más que reafirmar la elección.

Ahora, después de ir, me hago la siguiente pregunta: ¿merece la pena ir, si eres un adulto? Y la respuesta es sí, con matices. Para empezar, hay que hacerse la idea de que en unos días donde tanta gente acude al parque hay que ser el primero en llegar y el último en marchar, y además, acudir con alguien que conozca previamente el Parque Warner para que te lleve lo más pronto posible a las atracciones que luego tendrán una mayor cola, como el Supermán o Stunt Fall. Además, poco antes de cerrar la mayoría están vacías y podrás repetir la que más te guste.

Como es invierno, hay que tener en cuenta que algunas atracciones, como las de agua, no permanecen abiertas todo el día, por lo que hay que darse cierta prisa, y de hecho, cuanto antes las disfrutes más tiempo tendrás para secarte.

Mi grupo de amigos y yo no fuimos al Parque Warner en Halloween especialmente a ver espectáculos -algún pasacalle nos encontramos, pero no sabría decir si el show de ‘Loca academia de policía’ o el musical de Scooby Doo tenían mucha cola, aunque apunta todo a que sí-, sino a montarnos en los anunciados pasajes del terror que vienen en todas marquesinas publicitarias, así como en la página web.

El pasaje del terror más light, el infantil, no pudimos probarlo pues cerraba pronto, a las siete. Pero del resto esperaba algo especial, dado que se anuncia a bombo y platillo que uno bebe del espíritu de ‘Pesadilla en Elm Street’, el otro de ‘Viernes 13’, y un tercero -y de pago, adicional a la entrada del parque- de temática original llamado Horror West, ambientado en el oeste. Los otros tres son de coste cero, pero para ahorrar colas puedes sacar un pase VIP que cuesta 3 euros, y que permite saltarte la cola; el ahorro de tiempo merece la pena, aunque lo de que entrar en el pasaje valga ese dinero ya es otro tema.

Pesadilla en Elm Street Pasaje del Terror Warner

Uno de los decorados de ‘Elm Street: Pesadilla en el Infierno’

Tras casi una hora de cola -es lo que tiene que el pasaje del terror sea gratis- entré en ‘Elm Street: Pesadilla en el Infierno’ una atracción muy pobretona, ubicada en donde antes se guardaba cola para una atracción y tapado previamente con unos paneles que dejaban ver mucha luz -entré cuando aún era de día, pero no es excusa-. Unos decorados muy cutres que emulaban el remake de 2010, y todo lleno de actores maquillados de muertos que deambulan sin mucho sentido por aquí y por allí. A veces no sabes si la chica de delante es una muerta o la muchacha que hacía cola contigo, pero poco importa. Miedo, lo que se dice miedo, poco -algún salto cuando golpeaban alguna pared-, pero lo peor de todo era la propia estrella de la atracción: Freddy Krueger.

Hay varios Freddys repartidos a lo largo del pasaje, pero susto no te dan; de hecho, lo ves desde lejos que te espera ahí parado con su guante de cuchillas y su gorro polvoriento. Ni siquiera da miedo su cara, pues en lugar de maquillaje le ponen al pobre actor de turno una máscara de esas que pegan calor pero bien. Además, hay muchos recovecos desaprovechados, y al menos podría dar sensación de claustrofobia, pero ni eso.

Parque Warner Viernes 13 pasaje del terror

Jason en el pasaje del terror de ‘Viernes 13’

La atracción de ‘Viernes 13: campamento sangriento‘ era algo mejor, pero tenía un gran contra. Al desarrollarse al aire libre, en una zona que emula el campamento Cristal Lake, solo comienza el pasaje una vez oscurece, por lo que la cola se hace más que larga. Tras perder un buen rato en la que aquello no avanzaba optamos por pagar los 3 euros, y no estuvieron desperdiciados del todo.

Nada más entrar, un señor te cuenta la historia del viejo campamento en el que murió un niño, Jason, y te dice dónde encontrarás tu zona para acampar. Y entonces es cuando llega la niebla, Jason con su careta de hockey acechándote machete en ristre -varios Jason nuevamente-, y muchas víctimas de Jason que te salen de la nada gritándote “cuidado” o “corred”.

Dado que la forma es un tanto laberíntica, la ambientación de campamento donde ha pasado una tragedia lleno de tiendas de campaña, mesas de picnic o zona de tiro con arco llenos de sangre, los propios setos que te marcan el camino que son reales y la niebla artificial hacen que este pasaje del terror tenga algo más de encanto, y en comparación con el anterior es maravilloso. Pero tampoco merece una cola de tres horas como algunos llegaron a hacer.

Horror West Pasaje del Terror Warner

Uno de los vaqueros muertos de ‘Horror West’

‘Horror West’ no fue mucho mejor que el pasaje de ‘Pesadilla en Elm Street’. Aquí, tras pagar los cinco euros de la entrada, te dan unas gafas 3D para ver a los espíritus, y es que aquí en lugar de un buen número de actores y decorados tenemos pantallas de televisión por aquí y por allí en la que te salen perros o zombies con efecto tridimensional y gritos de terror. El resto, principalmente, son pasillos en los que en mitad de ellos suele haber una cortina negra, por lo que es lógico y evidente que al pasar por ellas el monstruo de turno te suelte algún grito. Muy predecible.

Sin duda, el peor sabor de todo fue la organización de los tan publicitados pasajes del terror. Las típicas colas en la que la gente se cuela a destajo, el tener a los usuarios horas tirados en la calle aburridos esperando sin una dinamización -¿tan difícil es que los monstruos del pasacalles diviertan a los que hacen cola, y más cuando se pueden tirar una hora sin moverse?-  y que no haya ningún trabajador por allí indicándote si aquello está ya andando o no, ni siquiera si en el lugar que estás podrás entrar en la atracción o no, pues algunas dejaban de funcionar en algunos tramos horarios.

Halloween Parque Warner

Uno de los actores que te podías encontra por el parque

Por tanto exceso de colas nos perdimos el espectáculo callejero del Boulevard Z, pero sí que pudimos presenciar el Halloween Parade que cerraba el día. Y que no es más que una cabalgata bastante pobretona en la que aparecen en diferentes coches Los Picapiedras, el Pato Lucas o Batman, y con unos bailarines a los que ya has visto repetidas veces por el parque por allí y por aquí bailando ya con las últimas fuerzas de la jornada.

Pese a todo, la experiencia fue satisfactoria, y ahora, cual perro viejo, sé que lo mejor es sacarse pases exprés para los pasajes del terror; pero ello supone añadir un plus para el presupuesto del parque, que no es especialmente barato -un botellín de agua 1,60 euros y un paquete de patatas 3,60- y si sumas al coste de la entrada casi 14 euros más para probar los pasajes igual te lo acabas planteando dos veces antes de ir. Además, de esas ofertas que tanto se ven de “hotel y entrada desde 28 euros” no hay ni rastro una vez entras en la web.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies