Pancho el perro millonario, un despropósito para toda la familia

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/06/Pancho-el-Perro-Millonario.jpg

Este viernes llega a las pantallas la película Pancho, el perro millonario, una película española destinada a toda la familia y que está escrita y dirigida por Tom Fernández. Iván Massagué y Patricia Conde, esta última en su debut cinematográfico, comparten protagonismo con Cook, el perro más mediático de España y que ha aparecido en spots como el de la lotería, series de éxito como Aquí no hay quien viva e incluo cuenta ya con su propio libro.

El argumento es un clásico en el cine de entretenimiento familiar. Pancho es un perro millonario cuya mano derecha es Alberto,  (Massagué), con quien se comunica a la perfección mediante ladridos. Un villano empresario (Armando del Río) quiere apoderarse de los derechos de imagen del perro, y como su abogada Patricia (Patricia Conde) no consigue cerrar un trato, decide mandar a dos de sus secuaces (Secun de la Rosa y Álex O’Dogherty) a secuestrar al can, que conseguirá escapar y se verá obligado a renunciar al lujo y ser un perro normal y corriente en busca de una familia que lo adopte.

Si bien tiene aspectos interesantes, como su diseño de producción -especialmente todo lo relacionado con la mansión de Pancho, a la que no le falta un detalle-, su colorida fotografía o algún que otro chiste gracioso como el de la comida dietética para perros o el momento Hannibal Lecter, en general, Pancho el perro millonario es una película que hace aguas por todos lados. Sketches manidos y/o carentes de gracia (especialmente todo lo referido al personaje de Patricia) , tramas románticas que no interesarán ni a padres ni a hijos, e incluso grandes fragmentos en los que el humor que se espera en un principio es inexistente. Ni humor, ni aventura, ni diversión, ni nada.

patricia-conde-pancho

Presentación de la película en el Festival de Cine de Málaga

Iván Massagué defiende el papel protagonista como puede, y es quizá el actor que mejor está en toda la película. Otros actores, que habitualmente están brillantes, como Álex O’Dogherty, hacen aquí uno de sus trabajos más mediocres, quizá por el trabajo de dirección de actores tan excesivo y artificial.

Pero si alguien destaca por su mal trabajo delante de la cámara es Patricia Conde, bochornosa hasta decir basta, y que pese a hacer un papel de chica ingenua al que tiene acostumbrado al espectador por televisión, no tiene ni un ápice de magia, aunque su personaje y sus diálogos tampoco ayudan a que así sea. Y es que chirria mucho que una abogada de prestigio esté más preocupada de irse de rebajas que de salvar el pellejo.

Una pena que en conjunto la película no funcione, ya que la idea podría haberse desarrollado de una manera mucho más divertida, y sobre todo, porque rescata ese cine familiar que en España hace tiempo que no se ve con alguna excepción como Zipi y Zape y el club de la canica. Mucha suerte tendrá que tener Pancho si quiere hacerse millonario en taquilla.

Artículos relacionados:

Patricia Conde ¿una actriz de película?

El perro Pancho, del spot al largometraje




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies