‘Nipsters’: Porque los neonazis también tienen derecho a ser hipsters

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/08/hipster.jpg

Si Hitler levantara la cabeza y viera la nueva moda que ya ha calado algunos sectores de la ultraderecha germana, seguramente no se lo creería. ¿Es posible juntar el ideario neonazi con la  estética y el estilo de vida hipster?

Parece ser que sí, y ya hay una palabra para definir a esta nueva tribu urbana: Nipsters. Porque admitámoslo, las cabezas rapadas y las botas militares se han quedado anticuadas; ahora lo que se lleva son los tatuajes de colores, las barbas pobladas y las gafas de pasta.

Por no hablar de la preocupación por el medio ambiente o la alimentación vegana, auténticos must de una generación que ya ha conseguido llamar la atención de revistas como Rolling Stone, que dedica un artículo a este nuevo movimiento titulado Heil Hipster.

Porque los nipsters han venido para quedarse. No en vano, ya han salido de las fronteras alemanas y las redes sociales pueden dar fe de su expansión.

Lo que sorprende, eso sí, es la mutación ideológica del movimiento. Los nipsters mantienen ideas antisemitas y xenófobas, pero parecen haber aparcado ese odio homófobo que tanto les ha caracterizado en décadas pasadas. De hecho, se pueden ver instantáneas de parejas nipster homo mostrando su amor en Instagram sin complejos.

Un nipster en la Baja Sajonia.

Un nipster en la Baja Sajonia.

Según Thomas Pfeiffer, experto en ultraderecha en la Universidad de Bochum, “algunos de ellos se inscriben en el ámbito del hip-hop. No aprecian o no les importa la evidente contradicción que representa con el racismo o el neonazismo”. Y advierte: “Pero que nadie se llame a engaño, aunque su estética se haya vuelto más amable o más imbricada en las tendencias culturales actuales, el fondo es el mismo. Sólo el envoltorio ha sufrido un cambio radical.

Hay quien ve en el movimiento nipster una amenaza. El criminólogo Schuhmacher no está seguro de “cómo impactarán en el movimiento sus sucesores camuflados en la cultura cool de las ciudades […] Quizá hayan perdido el perfil y capacidad de identificación, pero está claro que se han deshecho del cartel de radicales. Eso los hace más peligrosos y escurridizos.

Así que ya sabéis, la próxima vez que veáis a un hipster en un Starbucks con su latte macchiato y su máquina de escribir, quizás estéis ante un nipster

Vía: El Mundo

Imagen destacada: Premiere

 




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies