Martiño Rivas: “Es difícil no empatizar con Ana de Armas en Por un puñado de besos”

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/04/Martiño-Rivas.jpg

Martiño Rivas regresa al cine el próximo mes, ya que el 16 de mayo se estrena Por un puñado de besos, la nueva película de David Menkes en la que Rivas comparte protagonismo con Ana de Armas, actriz con la que ya trabajó en El InternadoPor un puñado de besos, que pudo verse en el Festival de Cine de Málaga dentro de su sección oficial a concurso, narra la historia de Sol (Ana de Armas), una chica que tiene el VIH y que pone un anuncio para conocer a chicos en su misma situación. Un día, Dani (Martiño Rivas) le responde, y entre los dos surge un flechazo instantáneo, pero ambos pondrán trabas a su amor por arrastrar problemas morales de todo tipo, más allá de lo relacionado con la enfermedad.

Looq.es ha tenido ocasión de hablar con Martiño Rivas sobre su personaje en este largometraje.

¿Cómo has preparado el papel de Dani de Por un puñado de besos?
Estuvimos preparándolo durante dos semanas bastante intensas en la que dio tiempo de ensayar un par de veces todas las secuencias de la película.  Como David Menkes firma el guión además de dirigirlo, para él era importante escuchar esos diálogos en nuestra boca y buscar ese tono y ese ritmo de la película que es tan íntimo, con tanto primer plano. Está contado de un modo muy cercano, tierno y sensible, y era necesario ese trabajo previo antes de escuchar acción para familiarizarnos con los personajes. Esto además nos ha permitido elaborarlos entre todos juntos, a diferencia de otras veces que lo preparas tú solo en tu casa.

Dani es un chico complicado que no acaba de ser mostrar del todo sus cartas.
Mi personaje tiene algo a lo que intenté agarrarme a la hora de la interpretación, y es que guarda muchos secretos.  Está presente físicamente, pero su cabeza está en otro lado, censurando constantemente lo que dice para no revelar demasiada información; tan solo revela la esencial para que el espectador pueda entenderlo, pero no para que los demás personajes con los que se relaciona sepan que hay algo que no va del todo bien, no se imaginan quién es realmente este tío. Hay una dualidad que me interesaba y a la que me he intentado agarrar.

¿Recibiste formación de alguna asociación antisida para preparar el papel? 
No. Eso me interesa desde un punto de vista personal, pero no para mi personaje en la película. Cuando preparas un personaje así hay que elegir qué líneas de investigación vas a abrir, ya que un exceso de información puede ser contraproducente porque acabas por perder o que es realmente relevante, lo que el personaje necesita. Como cuando te metes mucha comida en la boca y cuesta que se te entienda, hay que elegir cuáles son los matices que debes trabajar para que la historia llegue al espectador. Si me estaba preocupando de eso hubiese dejado de lado otras historias, porque sobre todo lo que se cuenta es una relación personal y era más importante contar la historia de amor.

Dani cae enamorado de Sol desde el primer momento que la ve.
Es que es difícil no empatizar con Sol, el personaje de Ana de Armas. Pese a esto, Dani realiza con ella un acto bastante cuestionable desde el punto de vista moral, y que es algo que me preocupaba en la primera lectura del guión; no estaba seguro de querer meterme en sus zapatos, porque me cuesta defenderle. ¿Qué sucede? Que el mensaje de la película es bastante optimista e invita a ser libres de prejuicios, a saber perdonar, a ser consciente de que la gente puede equivocarse y que se merece una segunda oportunidad, porque ninguno estamos exentos de cometer actos erróneos. Es ese mensaje muy positivo que el que trasciende, por encima de que este tío sea un poco cerdo.

AnadeArmasMartiñoRivas25julio_cop_DSC06649

Ana de Armas está espléndida en su papel, con una imagen a la que no nos tiene acostumbrados.
Sol es un personaje con mucha luz. La propuesta que se hizo Ana con el pelo, que nos parecía al principio muy atrevida, es en realidad lo piensas la más coherente con la historia. Alguien que está pasando por una etapa sombría de su vida con lo primero con lo que intenta hacer un punto de inflexión es con aspecto exterior y me pareció súper acertado. De hecho, la película también nos dice que no nos merecemos que nos juzguen exclusivamente por nuestros actos o nuestra apariencia y creo que todos tenemos una motivación de algo que merece ser analizado sin prejuicios. Esto precisamente le genera ciertos problemas de consciencia al resto de personajes.

Por un puñado de besos me ha revelado que la verdad, por muy dura que sea digerir, siempre se va a entender, no solo hablo de las relaciones de pareja, sino también a nivel político, que parece que muchas veces nos ocultan información por miedo a nuestra reacción, cuando yo creo que si nos explican por qué suceden las cosas y en qué realidad no estamos moviendo creo que todos lo entenderíamos y no tendrían miedo a represalias o a una revolución. La revolución se monta cuando descubren que te están mintiendo, la verdad se debe usar como un arma poderosa para hacer el bien y regir nuestras vidas de algún modo.  Lo que pasa que pedir perdón implica admitir que te has equivocado, cosa a la que los políticos no están acostumbrados.

Artículo relacionado:

David Menkes: “No querían distribuir mi nueva película por tratar del VIH”




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies