El frío es contagioso

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/01/frio2-1050x591.jpg

Mientras en Estados Unidos se preparan para la próxima ola de frío que azotará su territorio esta semana, el diario de investigación científica PLoS ONE ha sacado a la luz escalofriantes noticias. El pasado miércoles, neurocientíficos del Reino Unido, tras numerosos experimentos, llegaron a la conclusión de que el frío es contagioso.

Este hecho no es algo aislado ni difícil de experimentar, sino todo lo contrario. Simplemente con mirar a alguien que esté tiritando o experimentando temperaturas gélidas, el cerebro puede hacer que partes de nuestro propio cuerpo se enfríen y podamos experimentar desde escalofríos hasta una bajada de temperatura corporal general.

chiqui con frío

Para este estudio, los investigadores utilizaron 36 participantes, los cuales estaban sentados en una sala con la temperatura controlada mientras veían vídeos de actores metiendo sus manos en agua caliente, helada y templada. Cada sujeto vio un total de diez vídeos de dos minutos cada uno, donde alternaban ambas manos en recipientes con agua a diferentes temperaturas.

A lo largo del proceso, los investigadores monitorizaron a todos los sujetos del experimento para poder controlar tanto sus latidos del corazón, como sus cambios en la temperatura, y llegaron a obtener unos resultados sorprendentes. Mientras que los vídeos que representaban agua templada y caliente no produjeron ningún cambio, los vídeos con agua helada hicieron caer la temperatura de los sujetos.

Realmente este descenso no fue dramático, aunque sí notable: la temperatura de sus manos derechas cayó una media de 0,1 grados Fahrenheit (0,0556 grados Celsius), mientras que las de sus manos izquierdas sufrió un descenso de hasta 0,4 grados Fahrenheit (0,2224 grados Celsius). A pesar de este cambio térmico, no se registró ninguna alteración en el ritmo cardíaco.

frío contagioso

¿Por qué solo nos afectan los vídeos del frío?

Los autores del experimento sugieren que el agua templada no refleja auténtica calidez, mientras que el agua helada nos transmite una sensación glacial. Además, nuestra temperatura tiende a descender más fácilmente que a incrementarse mediante estímulos visuales, lo cual dificulta que “entremos en calor a través de los ojos”.

El actual estudio presenta pruebas extra y añade que es posible contagiar emociones y que existe cierta tendencia empática entre individuos. Este contagio emocional se lleva a cabo mediante las neuronas espejo, unas células cerebrales que se activan tanto cuando un animal lleva a cabo una acción como cuando la ve.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies