Vaya cagada, Forges

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/09/forges-videojuegos-21.jpg

bocachanclas

Nadie puede poner en duda el talento del dibujante Forges para equilibrar perfectamente simpleza, humor y acidez en unos pocos trazos. Sin embargo, la última viñeta del ilustrador ha provacado la ira de la industria del videojuego y de sus seguidores, que no son pocos.

El dardo de Forges ha ido a dar de lleno contra uno de los grandes lanzamientos de la temporada, Destiny, que con 380 millones de euros de presupuesto, es el producto cultural más caro de la historia. Y ahí es, precisamente, donde difiere el autor. De su viñeta se extrae una conclusión muy clara: los videojuegos no son cultura.

Forges-videojuegos

Forges peca, en esta ocasión, de un análisis simplista, sesgado y vulgar de una industria que ya es capaz de mover más dinero que el cine y la música juntos (cosa que parece que a algunos les cuesta digerir). Es más, se da a entender que considerar los videojuegos cultura nos hace estar como estamos, que no es precisamente bien. Parece que siguen siendo los responsables de los grandes males de la sociedad.

Puede que con matamuch, el autor puede escudarse en que se refiere a los videojuegos violentos, pero tampoco vale. ¿Acaso una obra de arte, por el hecho de ser sangrienta lo es menos? ¿Es bucólico y preciosista el cuadro de Los fusilamientos del 2 de mayo o Saturno devorando a sus hijos? ¿Es Pulp Fiction una comedia familiar?

Cabría recordar que, desde marzo de 2009, los videojuegos quedaron reconocidos como “protagonistas de nuestra cultura” por la Comisión de Cultura del Congreso. Una confirmación que supuso un paso de gigante para la industria nacional, la cual, parece querer ser dinamitada por aquellos que no terminan de comprenderla.

De hecho, Shigeru Miyamoto, creador de Super Mario y otros tantos grandes personajes, fue galardonado en 2012 con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, algo impensable 10 años atrás.

videojuegos-cultura

Es una pena que después de tantos avances y reconocimientos, de tanta lucha de pequeños desarrolladores y compañías, haya gente que quiera seguir manteniendo a los videojuegos en un rincón oscuro del dormitorio de un adolescente con dificultades para socializarse (o, con suerte, en la sección de juguetes de los grandes almacenes).

Vaya cagada, Forges. Y lo sabes.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies