La falta de ideas en la industria del videojuego

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/03/Mario-Kart-8-1050x637.gif

Aunque de momento no es oficial, la filtración sobre el remake HD de uno de los videojuegos más exitosos de los últimos tiempos, The Last of Us, para PlayStation 4 ha sido aplaudida por los fans de la obra de Naughty Dog, que podrán volver a disfrutar de las idas y venidas postapocalípticas de Joel y Ellie. Sin embargo, es también la prueba inequívoca de que la industria se ha acomodado absolutamente en su crisis creativa.

Si Hollywood lleva años adoleciendo de una falta de ideas abrumadora, con continuas secuelas que van creciendo en presupuesto pero recortando en calidad y reboots por doquier, ahora son los videojuegos los que se han estancado en una tendencia que, para qué engañarnos, no tiene nada de positivo.

El hecho de que la nueva (o más bien, actual) generación de consolas haya empezado con este pie no es buena señal. No olvidemos que los principales (o, al menos, los más publicitados por las compañías) títulos de lanzamiento de PlayStation 4 y Xbox One no sólo estaban disponibles en los catálogos de sus predecesoras, sino que eran, además, la vigésimoquintayaheperdidolacuenta entrega de la franquicia. Sí, FIFA, Battlefield, Call of Duty y Assassin’s Creed, esto va por vosotros.

Fifa-14

¿Un espejo de lo que ocurre con el 7º arte?

Es cierto, la industria del ocio electrónico ha seguido en los últimos tiempos un camino paralelo al del cine. La parte positiva es que ahora disfrutamos de tramas más elaboradas, personajes mejor construidos y presupuestos capaces de crear gigantes como la ciudad de Los Santos en GTA V; la negativa, que llevamos demasiado tiempo cayendo en franquicias gastadas y, en algunos casos, aparcando la jugabilidad en pos de una experiencia más cinematográfica (ahora es cuando podéis rajar sobre David Cage).

La industria del ocio electrónico ha seguido en los últimos tiempos un camino paralelo al del cine

El mejor ejemplo de esto que os cuento es Nintendo. La compañía nipona lleva unos meses sin levantar cabeza. Cierto es que los de Kioto siempre han seguido un camino distinto al del resto y apuestan por sus sagas y personajes estrellas en detrimento de cualquier otra franquicia third party. Con todo, es alarmante que Wii U, su última consola de sobremesa, deposite sus esperanzas de remontar el vuelo en títulos como Pikmin 3, Mario Kart 8, Super Smash Bros. o The Legend of Zelda: The Wind Waker. Básicamente porque nos encontramos ante secuelas y un remake de un título de Game Cube, una consola que vio la luz en 2001.

¿Tienen las compañías la culpa de esta ausencia de frescura en la industria?

Sí y no. Hay que ser realistas: por mucho que podamos considerar los videojuegos como una forma de arte, éstos son, ante todo, un negocio. Y la mayor parte del dinero en este sector los mueven los títulos de siempre. ¿Para qué cambiar algo que funciona? FIFA seguirá vendiendo millones de copia cada año, y probablemente el próximo GTA vuelva a batir records. Con un panorama así, ¿cómo va a haber hueco para nuevas IPs?

Quizás por esta razón las 3 grandes (Sony, Nintendo y Microsoft) están teniendo más en cuenta los llamados ‘juegos indies’. Desarrollos independientes que pueden permitirse el lujo de intentar innovar para, quién sabe, dar pie a una saga en formato físico. Si Journey consiguió enamorar a todo aquel que lo jugó y terminó por dar el salto de las tiendas virtuales a los comercios tradicionales, ¿por qué no va a pasar otra vez?

Journey

No es que haya que jubilar a personajes como Super Mario, Snake, Lara Croft, Nathan Drake o el Jefe Maestro, ni mucho menos. En el equilibrio está la clave, y si bien es cierto que hay que tratar las franquicias clásicas con mucho esmero para evitar ‘quemarlas’ con demasiadas entregas de calidad descuidada, también lo es que son el motor que necesita el mercado para obtener los ingresos necesarios para poder apostar por los nuevos talentos.

¿Será capaz esta generación de consolas de crear otro icono de los videojuegos con el que podamos disfrutar en las próximas décadas? Seguro que sí, y esperemos que sea más pronto que tarde.




Hay 1 comentario

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies