Hugo Silva llena el cine de ‘Dioses y perros’

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/09/hugo-silva-dioses-y-perros.jpg

El próximo 10 de octubre llegará a los cines la película Dioses y perros, un largometraje en el que el mundo del boxeo y la actual situación económica de España se entremezclan.

Pasca (Hugo Silva) es un boxeador que se gana la vida de sparring, recibiendo golpes en entrenamientos de este deporte. “Desde que supe que iba a protagonizar la película intenté abordar el personaje desde lo puramente físico y estuve boxeando, incluso durante el rodaje. Hasta el último día de rodaje estuve entrenando en un gimnasio de barrio” explica para Looq.es Silva, cuyo personaje es un resignado perdedor a quien su pasado le atormenta e intenta redimir algo que ya no tiene solución. Por ello, intenta desvivirse por toda aquella persona de su entorno que necesite su ayuda, como su hermano inválido Iván (Elio González, quien aparece desnudo en esta película) a su mejor amigo, (Juan Codina), otro exboxeador con problemas con el alcohol.

“Es una película bastante realista y sí es cierto que hay algunas tramas que son más densas por los problemas que acarrea cada uno, pero aquí llega por ejemplo Adela, mi personaje, que es una chica cargada de energía y positivismo y le da un poquito el giro hacia la comedia” afirma Megan Montaner, quien da vida a una maestra que reconcilia a Pasca con el mundo, aunque el amor de ambos no será un camino de rosas.

David Marqués dirige con mucha agilidad este largometraje, donde el uso de la cámara en mano es una constante. Se trata de una particular propuesta, pues se rodó en un abrir y cerrar de ojos: su guión se escribió en pocas semanas y se grabó en poco tiempo también durante el mes de septiembre de 2013.  Tal rapidez hizo que algunos actores no tuviesen excesivo tiempo para prepararse el papel, ya que de hecho realizaron pocos ensayos. Por ejemplo, Elio Gonzáez tuvo que  trabajar de manera intuitiva su personaje, el cual tiene movilidad reducida.

Me hubiese gustado fijarme y observar mucho más esas situaciones, pero no ha hecho falta tampoco. La película no presenta tantas dificultades, salvo en la escena en la que el personaje se está duchando, donde se muestra lo difícil que es meterse en una bañera y queríamos enseñarlo en la película” señala González al respecto.

La película trasmite un mensaje optimista, en la que se hace una reflexión paródica sobre los libros de autoayuda. Y es que, como dice Adela, “No hay sueños imposibles, sino soñadores sin voluntad”.

Artículo relacionado:

Elio González y su desnudo en ‘Dioses y Perros




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies