Diario Festivalero: vuelta a la realidad

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/05/11206062_744752992290619_3771146752729297288_n.jpg

Día 5: Querido diario, ¿es esta mi casa? Después de unos días de festival, de desmontar el campamento con una resaca asesina, de un viaje de unas cuantas horitas a casa, parece que todo ha acabado. Pero aún queda mucho para regresar de la utópica vida de camping, música, fiesta y libertad a la cruda realidad de clase, trabajo y compromisos. ¡Hablemos de festivales de música!


Al abrir la puerta de casa cargado hasta las cejas sólo me queda una opción: tirar el equipaje en el primer sitio que pilles y darle un beso a tu amigo el Señor Roca. Cinco días evitando visitar esos “lodosos” baños, utilizando el bautizado como “tiro del mirlo” para no tocar nada, esperando la llegada del camión de limpieza para poder disfrutar de algo de higiene, añorando tu inmaculado trono de porcelana.

Festivalero demostrando la "Técnica del mirlo"

Festivalero demostrando el “Tiro del mirlo”

Después de vaciar en un momento semiorgásmico de intimidad que no pienso narraros empieza de la vuelta al mundo real. En un intento de volver a ver el mundo con ojos de muggle, me desincrusto las lentillas, pues las gafas no son seguras en los pogos, menos aún si es durante un concierto de “Los Chichos”.
tumblr_inline_nmk5a2Vbyy1rl2cy1_500
La desfestivalización alcanza ahora uno de esos puntos en los que más se disfruta, la ansiada ducha. Yo formo parte de ese grupo que no se ducha, total por cinco días… Dicen que Isabel “La Católica” se duchaba menos y ella era reina… De todos modos, aunque parece imposible vivir cinco días a este ritmo y sin ducharse, adjunto una gráfica que he creado con mi experiencia en todos los festivales que he vivido huyendo del agua y el jabón. Aquellos que hallen este diario, disculpen mi caligrafía:

photo_2015-05-04_15-18-33

Siguiendo los consejos de una experta festivalera de cuyo nombre no quiero acordarme, puse el tapón en la ducha para acumular, por curiosidad, por saber qué vivía conmigo. La experiencia, una vez más, me la reservo, mas prometo que es sobrecogedora. Por suerte, tras tirar del tapón, todo desapareció y procedí a un segundo lavatorio, mucho más minucioso y desinfectante.
psycho-1

Quítome el esmalte de uñas que utilicé para cubrir el luto de mis manos. Si, soy varón, pero hay ciertas situaciones que llevan a otras que, aderezadas, acaban convirtiendo casi cualquier cosa en una buena idea. Aun así, me tentaba la idea de dejármelas, por imitar a ciertos héroes personales.
GifNailPolish

Volver a conectar con el mundo cada vez se hace más inevitable, cargar el móvil es la siguiente misión. Avisos de Facebook, WhatsApps que lees a deshora, menciones en Twitter, llamadas perdidas, mails que nunca leerás… todo llegará, pero aún no por favor.

Too much information_0

Lo primero es sacar voz de niño sano y llamar a mamá:
-“¡Mamá!¡Feliz Día de la Madre! Estoy bien, muy cansado, todo bien, no he pasado frío, he comido de todo, muak, muak.”
No me pide más a pesar de que es su día, con mi alegría le vale y me hace más fácil la recuperación, ¡gracias, mamá!

Enciendo el ordenador… WTF? ¿Monedero deja Podemos?¿0-8 del Barça? ¿Paqcuiao contra Mayweather? Mil noticias acumuladas para ponerse al día, y encima quedan por delante exámenes, trabajo, informes y citas. Avalancha de cosas retrasadas, ¿Por qué el mundo no ha parado estos cinco días?

Yo vengo del Viña Rock, que es sólo el primer grande de la temporada de festivales que ahora empieza. Pero todo buen festivalero volverá a la realidad blasfemando contra ella. El enorme vacío que siento un lunes después me deja un sabor agridulce, y un baúl de recuerdos que ayuda a llenar la pena.
wtuog4

El Baúl de los recuerdos festivaleros

Como última misión antes de la reconexión total con el mundano día a día, recojo mis recuerdos físicos:

  • Unos cuantos mecheros supervivientes
  • Las partes de lo que antes eran unas gafas de sol de Primark, de los chinos o de cualquier vendedor ambulante.
  • jackie-chan-sunglasses-cool-funny-1194981119

  • Ropa cambiada con desconocidos: Pañuelos, gafas, camisetas…
  • Un “bonito” bronceado (con marca de las gafas, al puro estilo esquiador de Vaqueira) que pide a gritos aftersun.
  • Riley

  • Una lista de vídeos de grupos que me han gustado y no conocía: para buscar en YouTube, Spotify, etc.
  • Otra lista con los capítulos de series atrasados y que reengancharé
  • Una colección de calzado que parece increíble que pueda volver a usar nunca
  • Si tienes suerte, tus zapatillas estarán parecidasl.

    Si tienes suerte, tus zapatillas estarán parecidas.

  • Dos kilogramos de tierra y polvo que no sé cómo han llegado a mi mochila.
  • Mucha ropa que lavar
  • girl-laundry-photography-tats-tattoos-Favim.com-66765

Así mismo, atesoro unos recuerdos más valiosos si cabe que mi querido Clipper, mis gafas de sol y mi camiseta nueva:

  • Una batucada sorprendiéndome en cualquier esquina o en plena siesta, pero que siempre motiva
  • Fuente: Facebook Viña Rock

    Fuente: Facebook Viña Rock

  • Raperos desconocidos que improvisan en primera fila de los conciertos de otros raperos
  • Predicadores de la paz, el amor y la libertad (de fe, de expresión, de estilo, de amar, de alma). Falsos predicadores, pero con algo de sentido.
  • Unas mágicas criaturas que movían el cuerpo al ritmo de reggae sin el sufijo -tón que se unieron a una noche de magia y hermanamiento a partes iguales, haciéndome recuperar la fe en una juventud alejada de las corrientes desculturizantes actuales.
  • festivaleros

  • Vuelvo con hermanos que ayer eran amigos y desconocidos que serán amigos. Porque nunca te puedes despedir de alguien que conociste en un festival. En un año nos veremos.
  • Un dolor de espalda y un malestar orgánico que promete darme un par de días de visitas al baño y una voz al puro estilo de Colombo.
  • hang-over-6

  • Batallitas, batallitas y más batallitas. Aventuras que recordar, caídas, disfraces,… ¿Estaban allí los Power Rangers?
  • La cantidad de anécdotas de Abe Simpson aumentaría exponencialmente si hubiera ido a más festivales.

    La cantidad de anécdotas de Abe Simpson aumentaría exponencialmente si hubiera ido a más festivales.

  • La sensación de que el mundo puede ser perfecto, aunque sea cinco días al año.
  • Fuente: Facebook ViñaRock

    Fuente: Facebook ViñaRock

Sin más, marco el punto final a este diario de festivalero. No queda otra que agarrarse los machos, irse a la cama y afrontar este lunes como un mal menor, como el primer paso de un camino en el que nos curramos cada día el derecho de volver a ser libres cinco días. Buenas noches, hasta el año que viene Viñarock.
giphy

[Imagen Destaca: Facebook Viña Rock]




Hay 1 comentario

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies