A los cantantes les tocará pagar en la Super Bowl 2015

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/08/sb.gif

El Halftime de la Super Bowl es uno de los acontecimientos audiovisuales más importanes del año a nivel mundial. Se trata de un espacio de unos 30 minutos donde se realiza un espectáculo con algún artísta invitado de renombre mientras se produce el descanso del partido de la NFL (fútbol americano).

En los comienzos, los descansos se utilizaban para dar a conocer los grupos musicales de las distintas universidades de Estados Unidos. Pero al poco tiempo se dieron cuenta de que, durante este periodo, perdían a un gran número de espectadores, por lo que decidieron organizar un show musical con la finalidad de conseguir mayores ingresos por parte de los anunciantes.

Fue así cuando en 1993 se realizó el primer Halftime Show con Michael Jackson a la cabeza en el XXVII Super Bowl. Un auténtico despliegue de medios y efectos visuales que acompañaron al Rey del Pop y a más de 3.500 niños que cantaron a su lado. Desde entonces, el descanso de este partido es la retransmisión más vista de la historia con más de 100 millones de espectadores sólo en EEUU (las cifras pueden doblarse si añadimos las cadenas del resto del mundo y las conexiones en streaming). Un escaparate que sólo aportan grandes beneficios tanto a la organización como al propio artísta.

Según han ido avanzando los años, la final de la Super Bowl ha comenzado a ser más famosa por su Halftime que por el partido en sí. No sólo hemos podido disfrutar de un gran espectáculo, sino que también ha dado lugar a ser un espacio de reivindicación, como vimos en 2002 con la actuación de U2 acordándose de las víctimas del 11 de septiembre.

Las polémicas también han sido protagonistas. Durante el Halftime de Super Bowl XXXVIII en 2004, la actuación de Justin Timberlake con Janet Jackson se producjo uno de los momentos históricos de este evento. Al terminar la canción, el cantante tiró de una prenda del vestido de Janet dejando al descubierto uno de sus pezones en el último momento del show. La FCC (agencia estatal de telecomunicaciones estadounidense) multó a la cadena CBS y a sus emisoras afiliadas con más de medio millón de dólares.

Ahora, la noticia llega por parte de la propia organización. Debido a su apabullante éxito en los medios de comunicación de todo el mundo, la NFL ha decidido que los artístas que actúen durante el Halftime abonen una cantidad por participar en ella (hay que destacar que los cantantes acudían a esta cita sin cobrar), o bien, ingresen una parte de los beneficios en sus posteriores giras al evento.

Los candidatos de este año son Katy Perry, Rihanna y ColdPlay. Aún no se sabe la respuesta de los mismos, pero, según The Wall Street Journal, no están muy por la labor de pagar de forma anticipada por estar en la Super Bowl. ¿Qué pasará al final?

Lo que no deja dudas es la repercusión que este evento ejerce sobre los cantantes. Este año fue Bruno Mars quien realizó un espectáculo que pone los pelos de punta. El cantante superó las 40.000 copias de su disco sólo al día siguiente aumentando un 240% sus ventas. Desde luego, por estos números y por el coste que supone a la NFL el evento, no es de extrañar que se planteen esta opción.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies