Crowdfunding: ¿cuándo ayudas a cumplir un sueño y cuándo empieza el timo?

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/07/papel-higienico-500-euros.jpg

En las redes sociales vemos casi a diario cómo profesionales y promesas del mundo del arte (generalmente, aunque hay también otros sectores) ponen en marcha campañas de crowdfunding o micromecenazgo para financiar un disco, una película, un libro o lo que corresponda. Al principio todo era precioso: ayudabas a alguien a cumplir su sueño por una pequeña cantidad. El problema viene cuando cada vez son más las personas que lanzan campañas así, y, sobre todo, cuando los proyectos huelen más a proyectos hechos exclusivamente para llenarse los bolsillos y no para cumplir un sueño profesional.

La base del micromecenazgo son las recompensas: tú me das una cantidad, X, y yo te doy algo a cambio: el álbum que se ha grabado, un visionado de la obra audiovisual, o algún material inédito que de cierto valor añadido. Y lo que indigna, y mucho, es que muchos proyectos aúnan el vicio de pedir con la virtud de no dar; o mejor dicho, dar solo las gracias.
portada_plataformas_crowdfunding_espana
Cada vez más vemos campañas cuyo aporte mínimo son 10 euros y que por tal cantidad te dan las gracias en una web o en las redes sociales. Si quieres tener acceso a la obra que has financiado tienes que pagar más, y solo en formato digital. Si quieres tener en casa un disco o DVD, en la mayoría de los casos, el importe no suele bajar de los 20 o 25 euros, para un producto cuya fabricación y envío no superan los tres.  Lo de las recompensas adicionales también suele ser de traca, cuando un artista en la mayoría de las veces desconocido te dice que por cinco o diez euros más te da una foto firmada, o acceso a contenido exclusivo online del cómo se hizo, o un pdf con documentación.

Y, como mecenas, en muchos casos llega la sombra de la duda: ¿he ayudado a sacar un proyecto adelante o me han timado y se han quedado mis euros? Una pregunta que uno se cuando pasa un año y medio o dos años desde el pago y aún no he recibido nada en su correo electrónico, ni visos de que así sea. A veces son los propios artistas quienes se dejan en evidencia; hace unos meses, una cantante prácticamente desconocida puso en marcha un proyecto en el que pedía unos 4.000 euros para grabar un single y un videoclip, y por 4 euros te daba el sencillo en mp3, y si pagabas más, la pista vocal y un remix. Si subías a los 3.000 te daba un concierto en Barcelona, un caché más que jamás ha tenido.

Con tales recompensas no logró más que el 10% del proyecto y no ingresó, según el acuerdo, ni un solo euro de lo recaudado. Sin embargo, pocos meses después, el single estaba en iTunes, demostrando que lo iba a sacar sí o sí, aunque no lograse el dinero. Que el pescado estaba vendido y que intentaba llenarse los bolsillos, vaya.

soraya-con-fuego

Y es que ni los famosos se salvan. Soraya Arnelas pidió 30.000 euros hace unos años para sacar un tema y hacer un videoclip que lo iba a partir; no iba a lograr el dinero, y a última hora, gracias al patrocinio de unas marcas de bebidas, lo logró. Sin embargo, aquel vídeo no tuvo ninguna trascendencia, y el single ‘Con fuego’ no sonó por ninguna parte. ¿Qué hiciste con los 37.000 euros recaudados allá en 2012, Soraya? Por estas y otras causas -como que jamás vi mi nombre en una web de agradecimientos de otro proyecto que apoyé, o que un disco que apoyé llegó antes a las tiendas que al buzón de mi casa-, servidor ha dejado de creer en el micromecenazgo. Esto se merece un “oooh” muy grande.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies