‘No llores, vuela’ abre el Festival de Cine de Málaga

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/03/No-llores-vuela-pelicula.jpg

El Festival de Cine de Málaga arranca un año más con la que es su edición número 17. Para esta ocasión, los programadores del encuentro cultural han elegido una coproducción internacional No llores, vuela para dar el pistoletazo de salida a esta cita del séptimo arte, que se celebra entre el 21 y el 29 de marzo. No llores, vuela, de Claudia Llosa, es un largometraje rodado en inglés, filmado en Canadá y con un elenco internacional en el que Oona Chaplin es la única actriz española.

Nana tiene un empleo de poca monta y dos hijos, uno de ellos gravemente enfermo de un tumor irreversible. Desesperada, y sin ningún médico que se atreva a operar a su hijo, acude a ver a un curandero con fama de poder sanar aquello que la ciencia no puede.

La actriz Jennifer Connelly (Requiem por un sueño) da vida a la protagonista, una mujer que vive en una pequeña localidad, alejada de las grandes urbes. Cilliant Murphy (28 días después) interpreta a su adulto hijo Ivan, quien años después de un trágico suceso quiere reencontrarse con su madre, que es quien con el tiempo ha adquirido fama de ser una reconocida curandera. Por ello emprende un viaje a un sitio casi secreto en el que tendrá lugar su próxima sanación, lugar al que acude acompañado de una periodista interesada en la figura de Nana.

Pese a que el título original es Aloft se ha traducido como No llores, vuela, en referencia al halcón, un animal con el que Ivan mantiene una relación casi espiritual desde su niñez. De hecho, el desafortunado vuelo de uno de estos pájaros es el desencadenante de que el personaje de Nana descubra que ella misma puede curar enfermos, aunque no pueda sanar a su propio hijo, algo que Ivan no acaba de comprender.

El frío, el hielo y la nieve tienen un peso especial en la trama, y es parte del motivo por el que se rodó la película en Canadá, aunque también se estuvo mirando localizaciones en otros países como Lituania o Estonia.

La fragilidad de los lagos helados, las carreteras cortadas y el difícil acceso a algunos lugares tendrán un peso importante en la trama, y que llevará a los personajes a descubrir que casi tan milagrosa es una sanación médica como el conseguir el perdón y la redención. De hecho, la trama de los curanderos y las sanaciones llega a un segundo plano de manera muy rápida, y se centra más en la historia de madre e hijo, que llevan años sin hablarse.

De dos horas de duración, No llores, vuela, si bien no llega a hacerse pesada, es cierto que podría haber sido más ágil. Escenas con diálogos pausados en las que el sonido ambiente tiene más peso que lo que dicen los personajes le dan toques de cine independiente.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies