¿Cómo ha llegado Grecia hasta aquí?

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/07/0b6d77bc4998705012df1927c6abf0b1-1050x590.jpg

Imaginemos un vaso de plástico lleno de agua con agujeros, va perdiendo líquido.
Pides prestada una botella y lo sigues rellenando, pero sigue perdiendo agua.
En vez de tapar esos agujeros sigues pidiendo prestadas botellas para seguir rellenando.
Esto es lo que ha pasado en Grecia. Pero ha llegado al punto en que su amiga la Troika no le presta más botellas para rellenar el vaso y sus acreedores ya van teniendo sed y le piden ese vaso de agua que está vacío.

Algo de historia

Después de revelarse una deuda sobredimensionada, continuos déficits en sus cuentas nacionales y que las agencias de rating calificaran de bono basura a la deuda pública griega. A la Troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) en 2010 no le quedó más remedio que aprobar el primer rescate de 110.000 millones de euros para salvar a Grecia del default (banca rota).
Tan solo un año más tarde viendo que la recesión continuaba empeorando y que Grecia no cumplía con sus compromisos en las reformas. Se aprobó un segundo rescate de 130.000 millones más. Hay que decir que para este segundo rescate costó más poner de acuerdo a los estados miembros.
En Europa la crisis financiera internacional había contagiado ya a todos los países, hubo rescates en Portugal, Irlanda, Grecia y el siguiente era España.
Las dudas de la Unión Monetaria, del euro y de Europa aumentaban. España era clave al ser la cuarta potencia en Europa. No se podía dejar caer a España.

El Banco Central Europeo está preparado para hacer todo lo posible para salvar el euro. Y créanme, será suficiente.

Estas fueron las palabras de Super Mario Draghi el 26 de julio de 2012. Fue algo histórico, era una época en la que la salida de algún país miembro de la unión monetaria estaba en boca de muchos.
Aquí lo vivimos en primera persona. España tocando techo en la prima de riesgo llegando a los 650 puntos básicos y con un Ibex 35 bajando de la barrera de los 6000 puntos, más esquelético que un atleta maratoniano.
Esta intervención fue un importante punto de inflexión como vemos en el gráfico:

mario draghi

Después de la intervención del BCE, Grecia dentro del desastre tuvo una cierta estabilidad macroeconómica, hasta llegó a tener un trimestre de superávit.
Pero las tensiones sociales seguían, los malos datos de paro no mejoraban y la pobreza aumentaba.
Syriza que en esa época estaba en la oposición prometía el oro y el moro a los griegos y en 2015 con elecciones anticipadas tomó gobierno pactando con Anel, la derecha nacionalista griega.
Al llegar al gobierno Syriza fue capaz de ampliar cuatro meses la línea de crédito concedida por la Troika. Pero las promesas electorales de Syriza de impago de parte de la deuda, de no acatar las reformas que se imponían tras el rescate y el posible default llevaron a no ampliar más ese rescate aprobado en 2010 y que caducaba este pasado 30 de junio de 2015.

Volvemos al presente

Esta fecha coincide con un pago que tenía que hacer Grecia al FMI de 1.600 millones de euros y al carecer de la línea de crédito el país se quedó sin liquidez para pagar la deuda.
Al no tener liquidez los bancos se van quedando sin dinero en sus oficinas, dinero que no reponen porque el BCE no les presta más. No queda más remedio que ir al famoso Corralito.
banco greciaNombre que recibe de Argentina, debido a la crisis que afrontó el país en 2001 que llevo a la restricción de la libre disposición de dinero en efectivo de depósitos.
Como vemos en las noticias estos días, se ha restringido a 60 euros al día en el caso griego. Cabe decir que las operaciones con tarjeta o transferencias bancarias no tienen ese límite.

¿Cuál es el siguiente paso?

Cuando los bancos y la economía de un país se quedan sin dinero líquido, es decir, sin billetes ni monedas. Solo cabe devaluar, bajar el precio de esa moneda. Pero como Grecia pertenece a una unión monetaria y el euro no puede tener un valor distinto en cada país, le quedan dos opciones: acatar las reformas impuestas por la Troika y seguir con un tercer rescate. O salir de la unión monetaria y crear una moneda nueva.
Estas dos opciones son prácticamente las que les ofrecen a los griegos en el referéndum programado para el próximo domingo.
Veremos que sucede en los próximos días.
Crisis-griega




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies