Cinco razones para ver ‘Orphan Black’

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/04/oprh13-710x400.jpg

Uno de los más aclamados estrenos del año pasado, Orphan Black, vuelve hoy a las pantallas de Estados Unidos. A pesar de no que no quede tiempo para visionar los 10 capítulos que forman su primera temporada antes de que lleguen los nuevos, hacemos un repaso a algunas de las razones por las que merece la pena ponerse al día con sus primeros episodios y unirse al #clonclub en este segundo año.

 

Una llamativa y bien escrita serie

Sarah, una joven bala perdida, decide huir de sus problemas asumiendo la identidad de otra mujer exactamente igual a ella a la que ve suicidarse arrojándose a la vías del metro. Sin embargo, esta decisión la lleva a descubrir que ella es una de un indeterminado número de mujeres idénticas cuyas vidas son  controladas por quienes las crearon, además de ser el objetivo de una organización que las cree una abominación entre los humanos. Una premisa que en manos equivocadas podría hacerse farragosa, pero a través de la que sus showrunners Graeme Manson y John Fawcett crearon una historia en la que hay que prestar atención, pero que recompensa al espectador con respuestas a lo largo del camino, al tiempo que le invita a seguir ofreciéndole nuevas hechos.

 

Un drama sobre clones, pero un drama

El componente de ciencia-ficción de Orphan Black parece automáticamente relegarla a un nicho especial en el que el número de potenciales espectadores disminuye; pero ¿qué ocurre si la vendemos como un thriller sobre la identidad en el que, de vez en cuando, se sueltan palabras complicadas relacionadas con la genética? Porque eso es de lo que habla este serie, de qué nos hace lo que somos, del poder de las circunstancias a la hora de moldear a una persona, por qué y quién es nuestra familia.

 

Tatiana Maslany

Si en una historia cuyos personajes principales son siete clones, la actriz protagonista no es un camaleón, la serie está condenada al fracaso. Sin embargo, en manos de la persona adecuada, la historia alcanza otro nivel. Esto es lo que consigue la hasta ahora desconocida Maslany: hacernos olvidar que ella es Sarah, la protagonista al mismo tiempo que la “soccer mom” Alison, el “cerebrito”Cosima, la desequilibrada Helena, … creando para cada una de ellas una gesticulación, tono de voz, acentos (británico, alemán, ucraniano o canadiense) e inflexiones  individuales. Además, hace más que creíbles las interacciones entre ellas, posibles gracias a la tecnología [ver el vídeo a continuación], a pesar de que básicamente son grandes coreografías. Una actividad que llega al paroxismo cuando Maslany debe ser una de los clones encarnando a otro de sus “hermanas” dando algunos de los mejores momentos de la primera temporada como la tarde en que la ruda Sarah tiene que asumir las costumbre de suburbio de Alison.

Su gran trabajo, ha sido reconocido con el Critic’s Choice Award y  el Television Critics Association Awards, entre otros, además de una nominación en los Globos de Oro,  siempre algo más arriesgados que los Emmy, en cuya lista de candidatos no apareció, obteniendo numerosas respuestas de desacuerdo -sobre todo teniendo en cuenta que Kerry Washington sí estuvo entre las elegidas.

Poco dinero, mucha calidad

Muchas veces se dice que el cierto aire “cutre” de Doctor Who (BBC, 2005-) es uno de sus encantos, algo similar pasa con Orphan Black. Tanto la serie del de Galifrey como la de los clones, se emiten en EE.UU. a través de BBC America y esto determina que aunque su financiación no proceda de las mismas fuentes – al Doctor lo financia la BBC madre, mientras que Orphan Black es uno de los poco programas originales de la BBC América, emisora que funciona a través de la financiación de cualquier cadena privada – sus presupuestos no sean comparables con los de una serie estadounidense de primera línea, como puede ser Revolution (NBC, 2012-) o Falling Skies (TNT, 2011-). Sin embargo, esto no es algo que se eche de menos. De hecho, se podría llegar a considerar una ventaja si la buena escritura que destilan ambas es debido a que el peso de sus series tiene que estar en sus historias -aunque dejemos claro que ambas no tienen nada que ver- y no en la espectacularidad de sus explosiones y naves alienígenas.

Carteles promocionales de 'Orphan Black' en Nueva York

Carteles promocionales de ‘Orphan Black’ en Nueva York

La serie de la que todos van a hablar

Si el año pasado fue la “tapada” amada por los críticos, desde que terminaron sus diez primeros episodios, los seguidores de Orphan black ha aumentado a través del boca-oreja hasta llegar a crear una sólida base de fans que se refugian bajo el hashtag #clonclub. Además, tampoco ha hecho daño el paso de sus protagonistas por diferentes festivales, portadas en Entertainment Weekly o empapelar Times Square con la cara de su protagonista.

 




Hay 1 comentario

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies