Batman v Superman: la liga del aburrimiento

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2016/03/batman-v-superman-la-liga-de-la-justicia-1050x591.jpg

Nunca he leído cómics de superhéroes, pero el personaje de Superman siempre me ha despertado una gran simpatía, incluso para tener merchandising de él.

Y la saga de Batman que dirigió Christopher Nolan me parece buenísima, por lo que era lógico que me apeteciese pasar por el cine para ver Superman V Batman: la liga de la justicia.

Sin embargo, la película me pareció más un truño aburrido que otra cosa. El hilo de la historia es lo de menos, pero nos encontramos a Batman y a Superman que no ven con buenos ojos lo que hace el otro; porque resulta que Gotham City y Metrópolis al final están cerca, lo suficiente para que en una ciudad haya una explosión y se vea desde la otra. Y claro, hay que enfrentarlos y que acaben dándose de leches en una escena que tardará lo suyo en llegar.

A mí el Bruce Wayne de Ben Affleck me cae mal casi desde el minuto uno, y tienes ganas de que lo crujan o de que Superman le dé una paliza que lo deje seco; parece un superhéroe envidioso (quizá porque él no tenga superpoderes) con mucha tirria al que ve su competencia y no su compañero. Además, es Batman el protagonista de la peor pelea del filme, una onírica batalla en la que derrumba a los villanos casi sin tocarles, cual película japonesa barata.

“Clark Kent vuelve a sentirse un incomprendido, con medio mundo esperando que los salve y el otro medio pensando que él es el culpable de las desgracias del planeta. Algo así como lo que es Pablo Iglesias a la política nacional”

Por su parte, el Clark Kent de Henry Cavill vuelve a sentirse un incomprendido, con medio mundo esperando que los salve y el otro medio pensando que él es el culpable de las desgracias del planeta. Algo así como lo que es Pablo Iglesias a la política nacional.

ben-affleck-bat-man-superman

Imagen promocional de Superman V Batman: la liga de la justicia.

También se abusa un poco de las explosiones, que llega a ser un poco agobiante tanto fogonazo en la cara; yo incluso llegué a apartar un par de veces la mirada de la pantalla, por incomodidad. Y tantas explosiones para nada, porque las batallas se alargan y se alargan. Y como aquello no hay Dios que lo salve, tienen que recurrir a WonderWoman para que ponga un poco de cordura (o no) al asunto y la historia acabe con un final como corresponde.

De los cuatro que fuimos al cine a verla y con ganas, a uno se le hizo larga y a los otros tres muy larga (yo era de este último grupo, y es que para las dos horas y media que dura ni llegas a empatizar con los personajes, y te puede a llegar a dar lo mismo si la humanidad se va al garete o no. La típica película que si no ves en el cine (por ejemplo, mediante alquiler online) dices “menos mal que no pagué siete euros por cabeza para verla”.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies