Cuando el miedo y las amenazas provienen del que te iba a proteger (Securitas Direct/Verisure)

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/10/securitas-direct-verisure-2.jpg

Recientemente relaté en primera persona cómo había sido mi traumática experiencia con Securitas Direct/Verisure. Y en poco más de 24 horas he obtenido una reacción por parte de esta compañía.

No me han escrito o llamado con lágrimas en los ojos para afrontar la situación tras cerciorarse de que lo que había contado era rigurosamente cierto. Tampoco lo han hecho ruborizados por ese cúmulo de despropósitos y resarcirme por ello. No, lo han hecho para amenazarme.

De acuerdo al e-mail que ha llegado a LOOQ.es, la Asesoría Jurídica de Securitas Direct/Verisure señala que en la publicación “se vierten una serie de manifestaciones que poseen un carácter evidentemente ilícito y causan un daño reputacional incalculable.

A continuación requieren a este mismo medio para que “en un plazo máximo de veinticuatro (24) horas desde la recepción del presente escrito procedan a la retirada de la publicación referida y a la identificación” de la persona que firma dicho texto.

Y concluyen del siguiente modo: “Si el presente requerimiento no es atendido en el plazo indicado anteriormente, SECURITAS DIRECT iniciará, sin más trámites ni avisos, las acciones legales oportunas en defensa de sus legítimos intereses”.

La búsqueda en Google de Securitas Direct + estafa arroja más de 5.000 resultados

Ante esta reacción es posible responder de diferentes maneras. La más cómoda, sin duda, es suprimir la entrada y olvidarse del asunto. Pero también es la más injusta.

Así que, como queda patente que los señores de Securitas Direct/Verisure están leyendo lo que comento sobre su servicio, les voy a responder a vuestro requerimiento:

Para empezar, las manifestaciones que vierto son una opinión con conocimiento de causa. Lo he redactado en primera persona porque lo he padecido en mis propias carnes. No hablo de un rumor o de algo que me han contado y no se puede comprobar. Por tanto, me reafirmo en todo lo que escribí porque es rigurosamente cierto.

Con respecto al asunto del “daño reputacional incalculable” les ruego que no me echen la culpa de eso. El daño a su reputación no la genera una opinión de un consumidor descontento, sino la lamentable gestión a diferentes niveles y mantenida durante los años que está llevando a cabo Securitas Direct/Verisure.

Securitas Direct + estafa en Google

La búsqueda de “Securitas Direct estafa” en Google proporciona un aluvión de enlaces, la mayoría de clientes insatisfechos con esa compañía.

Si es cierto que tienen más de un millón de clientes en España, un dato que proviene directamente de Securitas Direct/Verisure, pero les voy a conceder el beneficio de la duda, podría ser que mi caso fuera el de una situación aislada, excepcional, fuera de lo común. A mí me lo parece, desde luego. Pero ustedes saben que no es así, que cuentan con muchísimos clientes que tampoco están satisfechos con Securitas Direct/Verisure. Basta con hacer este sencillo ejercicio: teclear Securitas Direct + estafa en Google. En menos de medio segundo el mayor buscador del mundo muestra más de 5.000 resultados.

A mí me parece una barbaridad, pero seguramente serían muchos más si la diligente Asesoría Jurídica de Securitas Direct/Verisure no se encargase de tratar de amedentrar a los que osan expresar su opinión en público. Estoy convencido de que unos cuantos sitios han dado un paso atrás y han preferido suprimir ciertos contenidos como medida preventiva. Es una acción muy lícita y respetable por su parte (la de los que deciden borrar lo publicado), pero a estas alturas no se debe permitir que Securitas Direct/Verisure censure lo que se comenta de ella.

Obviamente esto tiene un límite muy claro y definido: que lo que se cuente sea mentira. Entendería su prepotente amenaza si me hubiera inventado, por ejemplo, que “la central de alarma de Securitas Direct/Verisure es cancerígena”. Pero no, permítanme que insista, pero es que esto es importante: Todo lo que cuento es cierto.

¿Qué sería de nosotros sin la libertad de expresión?

Y permítanme no solo que insista, sino que vaya un poco más allá. ¿Qué sería de nosotros sin la libertad de expresión? Que no es un concepto que me haya inventado ahora para justificar este asunto. No, es un derecho fundamental, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

Básicamente lo que comprende es: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Sí, es cierto que eso surgió mucho después que Securitas Direct/Verisure, que data de 1934, pero vaya, que ha llovido bastante en estos 67 años. Y afortunadamente en pleno 2015 uno puede hacer este tipo de manifestaciones, básicamente, porque es una de las pocas cosas que puedo hacer: quejarme en público de la insoportable gestión que se ha hecho en mi caso al amparo de que lo que cuento es comprobable, demostrable y veraz.

Vamos a imaginarnos solo por un instante que fuera permisible que cualquier empresa, sea Securitas Direct/Verisure o cualquier otra, simplemente tuviera que amenazar con emprender acciones legales ante cualquier declaración que no resulte de su agrado para que dichos contenidos se esfumen sin más.

Kim Jong Un, en 'The Interview'

El dictador norcoreano Kim Jong Un trató de censurar la película ‘The Interview’ (‘La entrevista’), una comedia en la que no sale muy bien parado. No lo consiguió.

No tendría ningún sentido que existiera la Prensa. Y hablo en general, de periódicos, revistas, emisoras de radio, cadenas de televisión o de minúsculos sitios web como este, que no podrían difundir nada que no resultase del agrado de los aludidos. Y esa situación (o casi), lamentablemente se vivió hace mucho tiempo en este país y continúa siendo así en otros lugares del mundo. Seguramente a Kim Jong Un le molestan las críticas que se vierten sobre él fuera de Corea del Norte. Pero él solo puede controlar que no se hagan dentro de su dictadura.

Securitas Direct/Verisure, dejad de infundir miedo

Para terminar, en el primer capítulo sobre este espinoso asunto hablaba de cómo Securitas Direct/Verisure basa su estrategia de captación de clientes en el miedo. Comienzan su argumentario con una premisa cierta y muy básica: poner de manifiesto que el mundo está repleto de peligros para después llegar a una conclusión falaz: la única forma de sortearlos es darse de alta con Securitas Direct/Verisure. Por supuesto uno es libre de aceptar o no esa propuesta. Yo lo hice (aunque me arrepiento), me lo creí, firmé todas las cláusulas y pagué puntualmente todos y cada uno de los conceptos hasta el último céntimo durante tres años.

Por eso mismo debo de tener esa misma libertad para decir basta cuando yo quiera, sin presiones y sin esa agobiante insistencia.

Y también debo de tener toda la libertad para expresar lo que me ha parecido el servicio cuando yo quiera, sin presiones y sin esa agobiante insistencia.

Quizás sea yo el que “emprenda las acciones legales oportunas”

Con esto acabo, señores de Securitas Direct/Verisure. Podría haber escrito sobre todo esto hace mucho tiempo. A pesar de lo largo y tedioso que ha quedado (sí, lo asumo) lo cierto es que podría haber sido más explícito y aportado más detalles. No lo he hecho antes por pura pereza, pero ha llegado un momento en el que estoy tan agotado y harto de Securitas Direct/Verisure, que lo único que me apetece es contarlo.

comercial Securitas Direct

Señores de Securitas Direct/Verisure, dejad de hacer ‘spam en 3D’. Si no soy mi consentimiento para que me visiten, sencillamente no vengan. Y menos cada dos semanas, que bastante tiempo he perdido ya con ustedes.

Entre otras cosas porque ayer mismo se pasó otro comercial más por el local para venderme vuestros servicios (hace mucho que perdí la cuenta de la cantidad de spam en 3D que he recibido). Sí, son como una avispa que vuelve a molestar una otra vez. Y cuando les dices que no, que ya has sido cliente y que no tienes intención de volver a serlo, entonces te preguntan por qué para sacar su argumentario de manual. La próxima vez, en lugar de responderles con la máxima educación como he hecho en todo momento, simplemente les remitiré a este enlace y me limitaré a decirles: “¿De verdad quieres saberlo? Pues tómate tu tiempo, que es bastante extenso”.

A pesar de eso no descarto que nos veamos en los tribunales si ustedes deciden continuar con su amenaza, pero tampoco descarten ustedes que el que “emprenda las acciones legales oportunas” sea yo para exigir que me devuelvan todo lo que he estado pagando por un servicio objetivamente ineficaz y, además, pida la correspondiente indemnización por daños y perjuicios.

Temas relacionados:

Misión imposible: darse de baja de Securitas Direct/Verisure

Cómo conseguí escapar de la secta Securitas Direct/Verisure




Hay 2 comentarios

Add yours
  1. Juan

    Hola, solo “5000”…?
    Entra en facebook y busca…
    Afectados securitas direct..,y sientate en el sofa con unas palomitas y disfruta.
    Hay ahi profesionales que te pueden ayudar porque conocen bien a tu enemigo


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies