16 hermanos

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2015/09/granhermanologo-1050x591.jpg

A pesar de que el título del artículo pudiera indicar que la temática giraría en torno a una familia tipo del Opus Dei, o a alguna película de la sobremesa del domingo en Antena 3, el tema a tratar hoy es como en España ya hemos alcanzado la 16ª edición de Gran Hermano.

Hace unos días salía una encuesta afirmando que el 25% de los españoles todavía creen que el Sol gira alrededor de la Tierra, y curiosamente ese fue el mismo porcentaje de audiencia del reality show. Desde aquí hago un llamamiento a Mercedes Milá, para que vuelva a comprometerse con la sociedad y les haga saber que están equivocados; es posible que tenga que recurrir a una treta, afirmando que Galileo fue el ganador de la quinta edición de Gran Hermano Italia y así darle más empaque al asunto.

0000guflo-television-basura-color-600pixel1

Y sin embargo, se mueve

Tampoco está del todo claro que ese 25% de audiencia tenga una relación directa con ese grupo de geocentristas, si pudiéramos hacer un censo de los seguidores acérrimos del programa nos llevaríamos más de una sorpresa. Algo similar ocurriría si también se hiciera público el historial de búsquedas en Google o el número de reproducciones de los grandes éxitos de Bertín Osborne. Resulta llamativo como en los muros de Facebook de más de uno se intercalan frases profundas de Paulo Coelho con visionados de Gran Hermano.

Llegados a este punto creo que podemos afirmar que este show televisivo se ha convertido en un vicio más, como el tabaco (con el perdón de la Milá). Estoy seguro que aunque pasaran rótulos cada cierto tiempo, afirmando que el visionado puede perjudicar seriamente su salud y la de los que le rodean, las audiencias no se resentirían lo más mínimo.

En sus inicios el programa fue catalogado como un experimento social, el verdadero experimento sería intentar desintonizar Telecinco en varios hogares medios españoles, y observar detenidamente cuales serían las reacciones y consecuencias a tamaña acción. Es probable que hasta la sombra del divorcio pudiera sobrevolar el salón.Telebasura

Sin vicio no puedo estar

No nos engañemos, si el programa sigue en tan buena forma es porque hay mucha gente que lo pide. Es algo así como las hamburguesas gigantes con extra de bacon, patatas y refrescos gigantes, la gente no tiene reparos en asestarle de vez en cuando un buen golpetazo a sus arterias; hacen exactamente lo mismo con su materia gris. Así que tampoco es cuestión de rasgarse las vestiduras ante estos datos, cada uno asume sus vicios y sus consecuencias, ya se llame alcohol, tabaco (de la risa o no), comida rápida o telebasura.

A España le costó sangre sudor y lágrimas acceder al G-20 como miembro invitado, pero entrar en el GH-16 ha sido una tarea bastante más sencilla.




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies