Las 10 mejores películas de 2014

http://www.looq.es/wp-content/uploads/2014/12/img3-1050x656.jpg

Sólo hablamos de las películas estrenadas en España durante el año 2014.

10- OCHO APELLIDOS VASCOS

El clamoroso éxito de la película de la cinta de Emilio Martínez- Lázaro no es de extrañar gracias a su simpatía. Una película simple y llena de tópicos, pero de tópicos tan reconocibles que automáticamente adquirimos como propios. Las confrontación de modos de vida entre norte y sur en la península, implicadas en un contexto romántico de un amor que parece imposible, nos da un agradable paseo de Andalucía al País Vasco. Si bien es cierto que la película no profundiza ( y no tiene por qué hacerlo) en dichas diferencias, verlas como algo divertido alivia el contraste. Una película que parece sacada de aquella pintada sobre el muro del barrio de Santa Cruz, en Sevilla, y que reza desde hace décadas: “Vascos, ¡Qué raros sois!”

9- BOYHOOD

La curiosidad del año. Boyhood es el ambicioso proyecto de su director, que rueda una película durante doce años en la que vemos la transición de un niño a un adulto. Una película cariñosa, agradable e interesante que supone una novedad en esto de hacer películas.

8- MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA

Una de las muchas cosas positivas que se pueden decir de Woody Allen es que en toda su filmografía ( y van 47) ninguna llega al suspenso. Tan admirado como repudiado, la calidad que destilan sus películas en el plano técnico, y las constantes clases de guión que nos regala deben ser apreciadas. La película, una amena historia sobre un ilusionista que debe descubrir los tejemanejes de una joven y bella medium, mezclada con la clase alta francesa de los años 20, no pierde ese ritmo ligero que suele caracterizar sus comedias, sin renunciar para ello a un par de giros argumentales tan bien tramados que recalca una vez más su buen hacer con los dialogos. Una distendida velada, lumínica y agradable la que nos ofrece un Woody Allen que nos recuerda siempre lo más genuino del cine.

7- INTERSTELLAR

Se dice que Christoper Nolan no tiene una mala época, e “Interstellar” sigue la costumbre. Las enormes dificultades de la producción de la película, y la difícil comprensión de un público general para la teoría de los “agujeros de gusano” nos lleva a un film arduo, pesado, pero entretenido. La épica, necesaria para explicar una historia sin que sea un mero discurrir científico, salva a una película muy admirable, pero quizá demasiado ambiciosa y adelantada no a su tiempo cinematográfico, pero si al humano. Mucho más cerca de “Memento” que de “Origen”, las complicadas ideas a las que nos enfrenta Nolan, y su fallida caída en el tópico de “americanos, salvaremos el mundo”, hace de la película una maestría grandilocuente para acercarnos al misterioso mundo de las estrellas.

6- AMERICAN HUSTLE

Los apocados 70 dieron para mucho, y con Jimmy Carter en la presidencia de los Estados Unidos, aún más. Eso es lo que intenta representar esta historia de estafadores, donde no se sabe si la ambición, el engaño y los rencores pertenecen a traperos de poca monta venidos a más o a agentes del FBI con el norte perdido. Seres humanos locos de reconocimiento en general, que se dividen entre pobres hombres (Christian Bale, Robert de Niro, Bradley Cooper y Jeremy Kenner) tramando disgustadas argucias cada vez más peligrosas con el beneplácito de sus dos protagonistas, que al contrario que sus compañeros desprenden un disimulado erotismo constante y devoran la pantalla cada vez que tienen ocasión. La presencia de Jennifer Lawrence, tan intensa y arrogante como densa, y la sutileza e inteligencia de Amy Adams sujetan la película sin proponerselo, igual que sus personajes sostienen a sus amantes varones durante toda la trama. (Atención a Amy Adams, que va de cabeza a por el hueco que dejó Nicole Kidman hace una década como “mejor actriz de su generación”. Aparece en tres películas de este artículo).  Si te gustan los enredos con un toque de elegancia y a la vez sordidez, esta es tu película.

5- BIG EYES

Que Tim Burton vuelva a trabajar con sus viejos amigos, aquellos que participaron en “Ed Wood” y “Eduardo Manostijeras” (Ya sabemos que son las mejores) siempre es una gran noticia. “Big Eyes” es una película biográfica sin más. La diferencia está en quien es el autor y quien la biografiada. Margaret Walker era una pintora que en los años 50 y 60 pintó una cuadros que vendía su marido, hábil negociador que no tuvo escrúpulos en atribuírselos como propios. Aquellos cuadros representaban a niños de ojos enormes, característica que adora Burton. Un biopic muy correcto sobre una pintora atípica dirigida por un hombre atípico que se mueve como pez en el agua en aquella sociedad de seres extraños que escondían su desesperación en trajes impolutos, jerseys de ángora, cadillacs descapotables y casas pintadas con tonos pastel. Quizá Margaret Walker no fue tan extraña, ni lo sea hoy Tim Burton.

4- ALABAMA MONROE

Que esta película se colase entre las 10 mejores tiene mucho mérito. El concepto de la película es tan atrevido que casi podría considerarse como “descarada”. Un film europeo de carácter independiente con la pérdida como eje principal. Nada nuevo. Si no fuese porque es la historia de unos soñadores escrita por otro soñador. La pasión que une a los dos protagonistas, belgas, es la música Bluegrass. Este estilo de música, verdadera raíz de la música country, enlaza toda la película. La particularidad es que toda la trama transcurre en Bélgica. Si, eso no es Kentucky, ni Carolina del Sur, sino el norte de Europa. Una película que es una declaración de amor a un estilo de vida y música, y cuya banda sonora, grabada por los propios actores, se ha convertido en uno de los discos más vendidos en el viejo continente.

3- DALLAS BUYERS CLUB

Parecía que el triste virus del VIH no daba para más en términos cinematográficos, pero no es así. Al menos la película más premiada del año nos aleja del marco de los homosexuales, al menos parcialmente, para acercarnos a la figura biográfica de Ron Woodroof, un insolente electricista adicto a los rodeos, el alcohol y la prostitución que a mediados de los 80 es atrapado por el virus, y que interpreta de manera magistral ( y creo que sorpresivamente) un Matthew McConaughey desgastado y en los huesos. Su aversión hacia los gays, negros y travestidos cambiará de manera radical al contraer la enfermedad y toparse con una amistosa pero drogadicta travesti interpretada por Jared Leto (Jared solo parece sentirse realmente cómodo interpretando a marginados, y le sale de lujo). De ahí en adelante, nos deja ver la batalla que libraron los portadores del virus contra el organismo de la FDA, encargada de administrar los tratamientos contra el letal virus que acababa de surgir, y que tenía más de intereses de farmacéuticas que verdadera efecto curativo. Y así aparecen los “Clubs de compradores”en diferentes ciudades del mundo, con tratamientos mucho más efectivos, pero ilegales. Una curiosidad histórica que cabalga entre la desolación, las ansias de vivir y algo parecido a un narcotráfico más que justificado.

2- HER

¿Podríamos enamorarnos de un sistema informático? Esto es lo que en principio plantea la última película de Spike Jonze. Escrita y dirigida por el mismo, y con el Oscar a mejor guión bajo el brazo, este film futurista es más que una posibilidad. Se adentra de diferentes maneras en los dramas y anhelos de las relaciones conyugales con simpatía, delirios y un realismo muy certero. Una visión muy diferente y particular de una relación de pareja que, sin embargo, desvela con esa lejanía la mayoría de problemas que conlleva enamorarse e iniciar una vida junto al otro. Joaquin Phoenix carga con toda el protagonismo a sus espaldas, y no parece inquietarle lo más mínimo, al igual que Scarlett Johansson, susurrando sin aparecer una sola vez. Una película tan entrañable como reveladora.

1- EL LOBO DE WALL STREET

Martin Scorsese y Leonardo Di Caprio juntos ya genera expectativas, y quedaron cubiertas. Quizá la película más estridente del año sea también la mejor. Un retrato excesivamente fiel de lo que fue, es y será el lado más oscuro de las finanzas a nivel global. Piratería y excesos en la era moderna, con todos sus trucos al descubierto y todo lo velado, todo lo excesivo, puesto sobre la mesa. La película divaga a través de la locura de sus personajes, convertidos en delirantes estrategas al servicio de un único dios verdadero: El dinero. Puede que el metraje parezca una exageración constante, pero si algo me gusta de la carrera de Martin Scorsese es su afición a filmar documentales… ¿O hacía películas?




There are no comments

Add yours

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies